BannerFans.com

Denuncian sobrecostos y mala calidad en alimentación escolar” (Actualización)

Concejal Diego Alegría denuncia irregularidades del operador del Programa de Alimentación Escolar en Popayán.




El concejal Diego Alegría hizo varias denuncias luego de investigar sobre el tema. De acuerdo al informe presentado por el cabildante, las irregularidades cometidas por el Consorcio Nutrición Escolar Popayán, operador para el 2015, van desde el suministro de alimentos descompuestos hasta duplicidad de estudiantes beneficiados.

El concejal Diego Alegría hizo varias denuncias luego de investigar sobre el tema. De acuerdo al informe presentado por el cabildante, las irregularidades cometidas por el Consorcio Nutrición Escolar Popayán, operador para el 2015, van desde el suministro de alimentos descompuestos hasta duplicidad de estudiantes beneficiados.

Durante la sesión convocada por el Concejo Municipal de Popayán en la cual se abordó el tema de la alimentación escolar para 2016, se hicieron serias denuncias referentes a presuntas irregularidades cometidas por el operador del Programa de Alimentación Escolar (PAE), durante el periodo 2015.

El concejal Diego Alegría, hizo varias denuncias luego de investigar sobre el tema. De acuerdo al informe presentado por el cabildante, las irregularidades cometidas por el Consorcio Nutrición Escolar Popayán, operador para el 2015, van desde el suministro de alimentos descompuestos hasta duplicidad de estudiantes beneficiados.

En el caso de los alimentos, el corporado logró conseguir pruebas que ponen en evidencia que éste operador suministró en varias ocasiones “carne en estado de descomposición para los restaurantes escolares, de igual forma se demostró que las legumbres se suministraban de manera incompleta”.

La bancada del Movimiento Mira en el Concejo de Popayán, solicitó al actual secretario de Educación Popayán, Jhan Sandoval, se realicé seguimiento a las denuncias.
El contrato que la administración anterior firmó con el Consorcio Nutrición Escolar Popayán, (cuyo representante legal es el señor Jose Hilber Campo) se hizo por un valor de 3,852.575.512 millones de pesos y el 23 de octubre de 2015, se firmó un contrato adicional por un valor de 975.475,582 millones. Ése era el dinero con el que contó el operador para cumplir con el desarrollo del Programa de Alimentación Escolar, en las 22 instituciones educativas de Popayán.

En el tema del linaje, que hace referencia a utensilios e implementos entregados a los restaurantes escolares para su funcionamiento, también se habrían presentado anomalías. De acuerdo con la investigación realizada por el concejal Alegría, una licuadora industrial cuyo precio de cotización es de $ 270.000 y al por mayor saldría por un valor de $ 148.300, fue adquirida por el operador a un precio unitario de $ 1.980.000. La misma situación se habría registrado con otros productos, en los que incluso el incremento del valor presentado en el informe entregado por el consorcio, supera el 200 y el 300%.

Asimismo expresó Alegría, “que según el contrato No. 2 Otro Si, se debería suministrar 29.828 raciones por cuatro días del mes de diciembre a $971 que esto equivale a $115.851.952., pero se encuentra que al consorcio se le pago $ 826.912.760 por esos cuatro días, dejando el interrogante ¿Qué pasó con los $711.060.808, que según las cuentas de cobro se canceló al consorcio?”

Por otro lado, habría una duplicidad de estudiantes, es decir un beneficiario del PAE, aparecía hasta dos veces en la misma lista, por lo que según el concejal denunciante, se estaría pagando dos veces por el mismo servicio. Hay casos documentados los cuales se presentaron en las instituciones educativas Industrial sede Piloto y en La Milagrosa.

El concejal también denunció una aparente falsificación de firmas de rectores, específicamente se refiere a que en el mes de diciembre de 2015, según el contrato los planteles educativos recibieron alimentación escolar. Se solicitó a los rectores decir si esas firmas correspondían o no a sus coordinadores o encargados del PAE, “ellos certifican que esas firmas no son suyas y no han recibido elementos en diciembre, con excepción de algunos que recibieron plato navideño”.

Consultamos a la supervisora del contrato, Pilar Oquendo, de la secretaría de Educación, quien dijo que los datos expuestos por el concejal Diego Alegría “son completamente errados en la ejecución del contrato, además la administración contrató a tres personas para hacer seguimiento, así como desde el ministerio de Educación había una firma auditora”. En ese sentido manifestó que en próximas hora desvirtuará y hará claridad sobre el tema soportada en documentos.