Una nueva estrategia a partir de lo local

NELSON EDUARDO PAZ ANAYA

nelsonpazanaya@hotmail.com

Regreso de merecidas vacaciones el señor Secretario de Desarrollo y Competitividad del Departamento, Doctor Juan Carlos Maya Feijoo, su paso por la Península Ibérica, lo ha traído pleno de alegría y optimismo, satisface su actitud y buena disposición, como ha sido su talante y compromiso en los cargos que ha desempeñado.

En el Programa CAFÉ Y RADIO, DULCE O AMARGO, LAS COSAS COMO SON, dirigido por su condiscípulo de profesión agrónomo José Maya García, saturado de euforia expreso su voluntad de inclusive regalar los pasajes a quienes no aceptaran que el Cauca es un pozo de felicidad, crecimiento y desarrollo, para que se fueran a otro sitio; cuidado doctor JUAN CARLOS, el palo no está para cucharas, es mejor cuidar las emociones y pensar en otras estrategias.

El Cauca, requiere un nuevo enfoque, basado en el análisis de las situaciones que hoy mueven la investigación y el conocimiento universitario, la actividad emocional o racional de los partidos, las propuestas ideológicas, las culturas regionales e incluso religiosas, la practica en el ejercicio del poder, la gestión de la economía – política de los gobiernos, corresponde observar cómo se interrelacionan estas nuevas concepciones sociales, para tener una lectura apropiada del Cauca de hoy.

Como se ha reducido el departamento a un simple escenario para los asuntos electorales, hay una nefasta distorsión de los principios y valores, pero de igual manera la estructura del Estado en lo regional dejo de lado su razón de ser, para convertirse en duplicado de fichas de un endemoniado tablero electoral.

Los recientes problemas económicos, suscitados por dificultades en la producción agropecuaria y de otros sectores, indican como la visión del Cauca, debe atenderse desde la gestión económica, para lograr crecimiento de capital y desarrollo social, a partir de su recurso humano, de sus riquezas naturales y de sus ventajas comparativas y competitivas.

Si no se convoca y no se recurre a las mejores fuentes de experiencia, conocimiento y práctica, en la gestión de regiones con dificultades por el acoso de la pobreza, por su diversidad étnica y por sus diferencias culturales, con grave transversalidad de inequidad y marginamiento, así se disponga de todo el presupuesto general de la Nación, ya se vio, de nada servirá.

Más allá de la gestión asistencialista del estado, hoy la universalización cultural y la globalización del mercado, han mostrado como afectan las circunstancias de la vida local, arrasando acumulados de muchos décadas, tal vez de siglos.

Ha sucedido en otras latitudes, pero también en otras hay muchas experiencias exitosas, en las cuales, se inició por cambiar la forma de ver y hacer las cosas, empezando por la forma de concebir el poder.

La discusión en ocasiones, se centra cosas pequeñas, de menor cuantía, por que las circunstancias así lo obligan, pero este territorio exige más que ese ámbito de protesta y propuesta, las causas y consecuencias, hay que buscarlas en la raíz del ejercicio de la democracia, su modelo de representación, lo público y lo privado en la esencia de una sociedad que pretende crecer, pero que se liquida en sus propios amarres.

Dar paso a una mayor injerencia de la democracia participativa desde lo local, bien puede ser una estrategia apropiada, recuperar la intención del Constituyente de potenciar el municipio, como célula básica para el desarrollo del ciudadano a partir de su cercanía con la autoridad y la construcción de sus sueños.

Se requiere autonomía presupuestal de los municipios, capacidad suficiente para ser gestores del emprendimiento y la productividad, la figura del Alcalde y del Concejal, debe recuperar su representatividad local, hoy sometidos a ser agentes de personajes políticos, en la espera del mendrugo presupuestal.

Desde luego, hay que superar barreras como la del centralismo, modo de ejercicio del poder ante la crisis de propuesta atractiva de los partidos políticos, el clientelismo que paso por la misma puerta giratoria, la corrupción como modelo de coger un poco o mucho de los recursos de todos, para mantener la expectativa de los pocos comprometidos en la reproducción del ejercicio electoral.

El Cauca de las contradicciones, es así, duro escribirlo, pero como encontrar un camino que conduzca a la superación de las dificultades, como llevar la inteligencia al escenario de un mundo de soluciones, superando los atávicos nudos de realidades que se repiten en espejos infinitos reproduciendo la debilidad social, porque en ella vuelve y germina el tallo del poder. Bien venido, doctor Maya Feijoo, a la repetición mágica de las pesadillas del Cauca.