“No estamos apropiándonos de terrenos que no sean nuestros”

Constructora Anglo Angulo respondió ante quejas de vecinos a proyecto que se desarrolla  en el norte de la ciudad.

Los vecinos de la construcción hablaron desde lo que hace pocos días era parte de sus patios traseros. / Alexander Paloma-El Nuevo Liberal.

El inicio de obras en el proyecto denominado ‘Reservas de la Hacienda’ en el barrio La Jimena causó inquietudes en algunos vecinos que las dieron a conocer a esta casa editorial. También hablamos con la Curaduría Urbana 1 que licenció la construcción y el director de proyectos de la constructora Anglo Angulo.

La principal preocupación de los propietarios de viviendas que colindan con el proyecto de construcción es qué no conocen los detalles como lo expresó Cruz Edilma Campo residente en el barrio hace 34 años. “No tenemos claridad sobre esto, dicen que van a hacer un muro de cuatro metros, un sendero entre nuestras casas y el nuevo conjunto pero no tenemos certeza”. Según indicó, esperaban una carta de vecindad para saber qué se iba a intervenir ese lote y el permiso de Curaduría Urbana.

“Reclamamos nos socialicen sobre esta construcción, lo que se va a hacer como se hizo con las obras de Movilidad Futura en la carrera 6”, agregó Carlos Daza otro de los vecinos que actualmente tiene un proceso de sucesión en su predio.

Una aspecto más que expresaron las personas entrevistadas como Mariela Muñoz que lleva viviendo en el sector 22 años, es que el pasado 14 de julio obreros de la constructora llegaron con maquinaria y recogieron lo que tenía en el patio entre estos árboles y materiales de construcción los cuales tuvo que arrumarlos en lo que le quedó de espacio. “No negamos que es propiedad de la constructora esa parte que usábamos como patio pero por qué nos dieron un preaviso”, posición en la que coinciden los vecinos.

Luego de varios llamados por parte de estos ciudadanos a Planeación Municipal, llegaron el miércoles 19 de julio dos funcionarios a conocer la situación y a verificar si las obras contaban con todos los requisitos de ley.


Se cumplen los requisitos

Ante esta situación visitamos al Curador Urbano 1, Carlos Adrián Prado, quien explicó que el proyecto está debidamente licenciado y cumplió con todos los procedimientos que exige la normatividad. Por ejemplo, en diciembre de 2015 se instaló la valla de la Curaduría en el lote, se notificaba a los vecinos y a terceros indeterminados que el proyecto estaba en trámite de licenciamiento.

Asimismo, el 22 de marzo de 2016 se publicó (en el diario El Nuevo Liberal) la citación para que los vecinos del lote ubicado en la carrera 6 35N-275, propiedad de la Sociedad Anglo Angulo CIA S.C.A. conocieran los detalles del proyecto e hicieran valer sus derechos, tal como lo establece el decreto 1077 de mayo 26 de 2015.

“La solicitud para la publicación se efectúa mediante oficio fechado en marzo 17 de 2016 y recibido en este despacho (Curaduría 1) en marzo 18 de 2016, suscrito por el señor Juan Manuel Mosquera Casas en calidad de gerente de proyectos de la Sociedad Anglo Angulo CIA, como propietario del predio objeto de la solicitud de licencia urbanización y construcción; ante la dificultad y/o imposibilidad para conocer la dirección de correspondencia de todos los vecinos colindantes y/o terceros indeterminados….”

De acuerdo con el Curador dentro de los procesos urbanísticos de tipo privado como es el referido, no existe la figura de socialización a los vecinos sino el de la citación como la ya explicada. De igual manera, en una emisora local se publicó la resolución que aprueba la licencia de construcción número 4917 de marzo de 2017.

Por su parte, Juan Manuel Mosquera Casas, gerente de proyectos de la Sociedad Anglo Angulo CIA expresó que: “los linderos de los vecinos estaban en sitios que no eran de ellos sino de la Compañía. En el caso de otro proyecto como Rosales de la Hacienda le dijimos a la comunidad que les íbamos a ceder un metro de terreno. Pero no tiene sentido que hayan hecho una serie de viviendas con ventanas y puertas hacia el terreno que no es de ellos, no están autorizados por Curaduría ni por nadie, porque es la culata de la casas”.

En opinión de Mosquera los edificios de seis pisos y 72 apartamentos lo que van a hacer es mejorar la zona, es decir a valorizarla porque los terrenos y viviendas van a costar más por la vecindad, además tienden a volverse más comerciales. “Como constructora optimizamos el sitio porque nunca se verán redes eléctricas aéreas todo es subterráneas, las vías y viviendas las hemos hecho nosotros que también son muy buenas”.

El Ingeniero indicó además que el punto más cercano de los edificios que se construirán estará a ocho metros de las viviendas. Lo que se va a hacer entre las casas y el proyecto es un muro de aproximadamente de tres metros de altura y a un metro una franja de árboles, en el medio será un sendero, posteriormente se levantarán los edificios con distancia entre ocho y 10 metros. “No estamos haciendo nada que no sea correcto, ni apropiándonos de ningún terreno que no sea nuestro, por el contrario estamos en el proceso de dejar un margen para que cada uno pueda tener un patiecito”.

Por último, el director de proyectos invitó a los vecinos a que vayan a conocer la maqueta del proyecto y conozcan qué es lo que se está construyendo en su barrio.