Editorial: El reciclador, amigo del medio ambiente

El pasado miércoles se conmemoró el Día Internacional del Reciclador, actor fundamental en la reducción del impacto ambiental y cuya importancia crece diariamente en una sociedad donde los residuos sólidos comienzan a impactar directamente en el diario vivir en las comunidades, aquí o en cualquier lugar de nuestra comarca.

Pocos trabajos son tan imprescindibles y al mismo tiempo tan desagradecidos como el del reciclador. Estas personas, en su mayoría pertenecientes a las capas más empobrecidas de la sociedad, han desempeñado una función fundamental para la sostenibilidad ambiental de las ciudades. Y, sin embargo, muchas veces cargan con estigmas y estereotipos injustos que desconocen la importancia de su labor.

En Popayán, esta efeméride se resaltó con una reunión entre las empresas recicladoras que operan en la ciudad y la Unidad de Asistencia Técnica Agropecuaria – Umata, donde se reconoció la labor de los recicladores. En tal sentido, es clave reconocer que para modificar la cultura de usar y arrojar, se han implementado campañas de separación en la fuente, rutas de recolección selectiva, parques de reciclaje y también programas de inclusión social para las personas que por décadas, han adelantado una labor silenciosa y permanente para educarse a sí mismos y educar al resto de sus conciudadanos: los recicladores de oficio.

Destacable igualmente la campaña ‘Recicla y dignifica a un reciclador’, donde entidades gubernamentales y no gubernamentales como la Cámara de Comercio, el Banco Agrario, la Oficina de Gestión del Riesgo, la Secretaría de Infraestructura Municipal y la Umata, se comprometieron a apadrinar a un reciclador y a entregarles el material recolectado y reciclado una vez al mes.

Así, se abre la posibilidad (y que no sea solo en fechas conmemorativas) que nuestra sociedad comience a resaltar la labor del reciclador, mucho más en una ciudad en la que la problemática del desempleo es crítica. Sería pertinente entonces, que mediante la puesta en valor y visibilización del trabajo de los recicladores, se formulen objetivos tendientes a dignificar su trabajo, promoviendo de paso su integración formal, contando con desarrollo de marcos legales orientados a integrar a los recicladores en la gestión formal de residuos sólidos, la introducción de una clasificación ocupacional específica para las actividades que llevan adelante los recicladores y el desarrollo de programas para la formación de recicladores y sus organizaciones.

A continuación traemos un párrafo de un comunicado de la Asociación de recicladores de Bogotá, el cual cabe perfectamente en la actual situación de los recicladores de la capital caucana: “Bien vale la pena mantener la lucha por la dignificación del trabajo del Reciclador de Oficio, que miles no podrán disfrutar por estar en otra vida, pero que seguro ayudan a la vigilancia de este logro y que exigen que los que están designados para mantener la reclamación, lo hagan dentro del marco ético, que ha hecho retroceder a manipuladores, impostores y falsos dirigentes y obligado a la UAESP, a ir generando los controles necesarios para que los avivatos no se adueñen del fruto del sudor de los recicladores que son los que día a día desarrollan el trabajo para el bien de sus familias y de la ciudad”.

Y decimos que dichas líneas se actualizan a nuestro entorno, porque vemos con preocupación cómo la empresa Serviaseo no visibiliza plan alguno sobre reciclaje (contando por su puesto con los recicladores, actores principales en dicho elemento), principalmente el que debería estar enfocado hacia las comunidades, las cuales deben ser la base para trabajar en reeducación de manejo de residuos desde los mismos hogares. Ese tipo de motivación tampoco existe desde la entidad de servicios públicos privada. Y si le sumamos la poca interacción entre la municipalidad de Popayán con Serviaseo, pues simplemente tendríamos que concluir que los proyectos relacionados con reciclaje (y los recicladores) solo están plasmados en papeles, listos para justificar cualquier rendición de cuentas.