Ciudadana y Policía salvan vida de bebé abandonado

El niño fue encontrado en inmediaciones del barrio Valle del Ortigal. En este año ya son dos casos de menores abandonados en Popayán.

Conocido el caso en la estación de policía del Terminal de Transporte, el recién nacido fue trasladado al hospital Susana, donde actualmente es atendido y se le realizan exámenes médicos. /Fotografías: Suministradas.

En la Unidad de Pediatría del Hospital Susana López de Valencia aún se encuentra el bebé recién nacido que fue hallado abandonado el pasado sábado en el sector de la variante sur cerca al barrio Valle del Ortigal.

Con hipotermia y con sus signos vitales débiles llegó el pequeño a la Unidad de Cuidados Intensivos de este centro asistencial. Gracias a la oportuna reacción de una ciudadana y de uniformadas de la Policía Metropolitana quienes le prestaron los primeros cuidados y procedieron a trasladarlo hasta este hospital, el menor se recupera satisfactoriamente.

Según relata la Teniente Jennifer Benavides, Jefe del Grupo de Protección a la Infancia y la Adolescencia de la Policía Metropolitana de Popayán, su unidad conoció del caso el sábado en horas de la tarde, ya que éste fue atendido inicialmente por unas patrulleras del Grupo de Carabineros que se encontraban en el Terminal de Transporte hasta donde fue trasladado el bebé.

“A este lugar llega una ciudadana con un bebé recién nacido de sexo masculino, que es encontrado en el sector de la variante sur cerca del Valle del Ortigal, el niño estaba abandonado envuelto en una sábana. El relato de la ciudadana indica que cuando ella pasaba en su motocicleta y alcanzó a observar a lo lejos que la sábana se movía, se bajó a mirar qué había ahí cuando se llevó una sorpresa al ver que era un bebé que lloraba y estaba envuelto en la tela”, relató la Teniente Benavides.

Así mismo, la Patrullera Deicy Milena Fernández, adscrita al grupo de carabineros y guías caninos de la Policía Metropolitana de Popayán quien se encontraba de servicio en el Terminal de Transportes, fue una de las policías que recibió el caso cuando la ciudadana llegó y se presentó con el bebé que había encontrado, la Patrullera no dudó en acogerlo y brindarle abrigo, además de alimentarlo.

“El niño lloraba inconsolablemente, lo primero que hicimos fue acogerlo y abrigarlo, y como en este momento soy madre lactante mi primer acto fue darle seno al niño. Su llanto era por el frío y el hambre, en el momento en el que le doy de lactar el pequeño se calma y se queda dormido” relató la Patrullera Fernández.

Sobre la mujer que llevó al bebé hasta la estación de policía que hay en el Terminal no se conoció mucho, únicamente las oficiales dieron el agradecimiento por su acto, ya que de no ser porque ella lo vio y decidió rescatarlo el pequeño hubiera podido morir.

“La señora que nos lo entregó venía muy asustada, decía que de pronto al entregarlo a la Policía Nacional se iba a meter en problemas, pero le dijimos que todo lo contrario, que era un gesto muy valeroso y de humanidad el que tuvo”, señaló la Patrullera.

“El abandono es un delito”

Con este caso ocurrido el pasado sábado ya van dos bebés abandonados en la ciudad, el primer hecho se registró el 22 de mayo cuando en condiciones similares fue encontrada una bebé que fue abandonada en una caja cerca al puente del río Cauca en el sector de la variante sur.




“Casos como este son muy inhumanos, dolorosos, porque ver que le hagan algo a un ser tan indefenso es muy difícil. Gracias a Dios la señora lo encontró, a uno le duele y más porque uno es madre, pero hasta no siéndolo, porque ver a un niño abandonado, dejarlo a su suerte no tiene perdón de Dios”, dijo la policía Deicy Milena Fernández.

Finalmente la Teniente Benavides Jefe del Grupo de Protección a la Infancia y la Adolescencia señaló que lo ocurrido con los dos menores es un delito, “es abandono, eso es un delito, porque ya cuando la mamá o el papá aparecen es muy tarde, porque han puesto en riesgo la vida de su hijo, entonces el menor queda bajo el cuidado del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar que es la autoridad competente. Si se da con el paradero de los padres a ellos les acarrea una sanción de tipo penal”.