Camino Esperanza llega a Caloto, Cauca

Por primera vez la TV lleva a colombianos de las grandes ciudades a territorios golpeados por el conflicto. El programa “Camino Esperanza” recoge los testimonios de víctimas y victimarios quienes apuestan por la paz y un mejor futuro para Colombia. Esta serie documental resalta escenarios de paz, antes identificados como zonas de conflicto y violencia.

El Canal Institucional de RTVC Sistema de Medios Públicos, con el apoyo de ANTV, estrena la segunda temporada de Camino Esperanza, una serie en la que colombianos de las grandes ciudades tienen un encuentro con víctimas y victimarios de la guerra.

En esta nueva etapa Camino Esperanza, compuesta por diez capítulos y que nuevamente invita a personas de la ciudad a salir de su comodidad para llegar a zonas rurales del país donde se ha sufrido el conflicto durante muchos años, refleja una visión diferente en donde las víctimas y los participantes comparten un diálogo sobre el fin del conflicto armado en Colombia y su transición hacia un escenario de posconflicto.

“Decidimos armar un programa, dónde las personas que vivieron la guerra cómo víctimas y como victimarios le contaran su experiencia y como han sobrevivido a esto a otras personas que no lo habían vivido” sostuvo Adriana López, directora de la producción.

Estos diez participantes tienen en común que ninguno ha vivido de cerca la guerra y siempre han habitado en las grandes ciudades, por lo que su opinión -positiva o negativa- está basada en la percepción y no en la experiencia. Quizá esa fue la principal razón para que aceptaran el reto de esta producción periodística de trasladarse a territorios que fueron escenarios de la violencia y conocer a los actores -víctimas o victimarios- que hoy encontraron el camino de la esperanza.

Este sábado 18 de febrero a las 7:00 p.m., en el segundo programa de Camino Esperanza llega a Caloto, un territorio que vivió dolor, masacres y desplazamientos, hoy respira un nuevo aire, en medio de deseos de reconciliación y el anhelo de poder vivir en una Colombia en paz.

Adriana López,  explicó  que  durante la grabación de la nueva temporada  Camino Esperanza se dieron cuenta de que existe una inmensa necesidad de las víctimas del conflicto por contar sus historias,  “queremos ir contando este tipo de historias en todo el país porque pensamos que es una especie  de terapia, de catarsis, de quienes vivieron la guerra y quieren contar que es lo que pasó , no  hay que dejar que sus historias se queden atrás” manifestó.

Adriana también  sostuvo que en esta nueva temporada escogieron municipios antes identificados como zonas de conflicto y violencia para contar sus historias ” tenemos que contar las historias de  estos  sitios icónicos que se quedaron en la memoria como sinónimo de dolor, para saber si hay Camino Esperanza, si se está dando vuelta a la página o si estas poblaciones siguen en un remolino de duelos y rencor.  Hemos visto, de primera mano, como muchos colombianos ya están trabajando duro en el posconflicto y no necesariamente gracias al asistencialismo sino a una decisión de vida”.

Caloto,  Calima y Ríofrio, Buenaventura, Nariño, Vista Hermosa, Puerto López, Ovejas-San Onofre, Buga Quimbaya, Quindío, Puerto Gaitán, Villavicencio, Sabaneticas, Rincón del Mar, La Libertad y Segovia son algunas de las ciudades y municipios donde los participantes evidenciaron de la voz de víctimas y victimarios, cómo el perdón y la reconciliación son la única vía para lograr la paz.

Lina Pulido, presentadora del programa, asegura que descubrió un nuevo país. “Me siento afortunada en descubrir territorios privilegiados ambientalmente, a los cuales nunca pensé llegar, y lo más importante, es que en algunas zonas donde hubo guerra e incluso campamentos de los grupos al margen de la ley, logramos crear escenarios de paz con sus protagonistas, la sensación es indescriptible”, concluyó.