Historia de una injusticia

Después de tener uno de los mejores resultados de las pruebas de Estado en Popayán y ocupar el cuarto puesto a nivel nacional, Lisseth no puede acceder al programa Ser Pilo Paga ni cumplir su sueño porque, en su momento, no estaba registrada en el Sisbén.

Cynthia Vanessa Lewis Torres

cynthialewistorres@gmail.com

@cvlewis

Sus estudios de primaria y secundaria los realizó en el Colegio Nuestra Señora del Carmen, en donde se ha destacado por su excelente nivel académico y su capacidad de liderazgo. / Fotos Cynthia Lewis.
Sus estudios de primaria y secundaria los realizó en el Colegio Nuestra Señora del Carmen, en donde se ha destacado por su excelente nivel académico y su capacidad de liderazgo. / Fotos Cynthia Lewis.

Lisseth Fernández fue la estudiante con el mejor puntaje de la prueba Saber 11 en su colegio Nuestra Señora del Carmen de Popayán y a nivel nacional ocupó el cuarto puesto. Tiene Sisbén con calificación de 39 puntos y vive en estrato 2. Y ahora no puede acceder al programa Ser Pilo Paga.

A sus 17 años considera que, junto con su madre, vive como una familia promedio con las necesidades básicas satisfechas; pero, ahora que va a realizar sus estudios superiores siente restricciones a la hora de elegir su universidad por no contar con el recurso económico suficiente para hacerlo.

Lisseth siempre ha vivido en el barrio Los Hoyos, de Popayán, con su mamá que es estilista

y quien sostiene todos los gastos del hogar porque sus padres son separados.

Sus estudios de primaria y secundaria los realizó en el Colegio Nuestra Señora del Carmen, en donde se ha destacado por su excelente nivel académico y su capacidad de liderazgo. Actualmente es representante estudiantil de su salón y considera que tiene una gran responsabilidad por ser el puente entre las directivas y sus compañeras.

Hace dos años le nació el deseo de estudiar Ingeniería Electrónica después de ver la película Iron Man y que justo en ese momento le “cambiaron” a su profesora de matemáticas y la que llegó le “hizo coger amor por la materia”. “Me fascinó todo lo que el protagonista pudo hacer… es una carrera muy interesante porque permite utilizar todo lo que tenemos a la mano para el bienestar del hombre. Todo esto coincide con que he tenido buenos profesores que me han hecho tener amor por las ciencias básicas”, cuenta Lisseth, con la emoción que le da estudiar esta carrera.

Las universidades en las que quisiera estudiar las tiene identificadas desde antes de presentarse al examen de Estado, dice que “las mejores para mi carrera son la Universidad de Antioquia, la Nacional y la Javeriana”. Pero le gustaría más entrar a una pública porque “me gusta interactuar con todo tipo de personas” y “el nivel de exigencia es mayor”.

Sin embargo, por no tener Sisbén en el momento de su inscripción en la página del ICFES para hacer la prueba Saber 11 –tres meses antes de la presentación–; a pesar de que se inscribió un mes después de dicho procedimiento no puede acceder al programa Ser Pilo Paga y por ende no puede cumplir su sueño de estudiar en la universidad que anhela.

“A mí me gustaría más la Universidad de Antioquia, pero a mi mamá le queda imposible mantenerme allá con los gastos que eso significa”, agrega esta joven con uno de los mejores puntajes de Popayán.

El día de la entrega de resultados la emoción fue única, al ver el puesto y su desempeño la ilusión se mantuvo más viva que nunca pues “con mi mamá pensamos que me podían dar una beca por el puntaje”.

Pero la felicidad no duró mucho, después de hacer averiguaciones comprobaron que “no había nada que hacer y no pude ser opcionada como beneficiaria del programa Ser Pilo Paga”. Ahora Lisseth cree que el resultado de su examen de Estado “no es bueno, porque no pude acceder a ninguna beca”, después de haber obtenido 403 puntos sobre 500.

Por eso, en este momento su familia estudia la posibilidad de interponer una tutela para exigir su derecho como todos los demás, pues ahora cuenta con los requisitos para acceder a la beca-crédito condonable que ofrece el programa Ser Pilo Paga y cumplir así el sueño de estudiar ingeniería electrónica en una de las mejores universidades para esta carrera.

No obstante, Lisseth Fernández no es la única con esta situación. Según el secretario de Educación Municipal, Luis Guillermo Céspedes, en Popayán hay 41 personas que “dadas sus condiciones socioeconómicas podrían haber accedido a becas por obtener puntajes superiores a 318 no pudieron hacerlo ya que sus padres no se han inscrito en el Sisbén”.

Cynthia Lewis: ¿Cómo alcanzaste esos 403 puntos sobre 500?

Lisseth Fernández: No fue tanto esfuerzo personal, sino de la institución. Las bases que nos han dejado han sido muy buenas, porque la verdad yo no es que haya estudiado mucho. Además de que en el colegio nos hicieron una preparación de PreICFES, y cuatro simulacros cada año para la prueba.

CL: ¿Cuál fue la materia en que te fue mejor y en cuál te pasó lo contrario?

LF: La mejor materia fue racionamiento lógico y la peor lectura crítica. Me gusta mucho leer, pero siento falencias en lo que se refiere a lectura crítica.

CL: ¿Qué te gustaría estudiar?

LF: Ingeniería Electrónica.

CL: ¿En qué universidades te gustaría estudiar?

LF: Quiero estudiar en la Universidad de Antioquia o la Nacional. Quiero estudiar en una pública y estas son las mejores de la carrera, pero no pude porque mis recursos económicos no me alcanzan para la manutención en otra ciudad y no tuve la oportunidad de acceder a la beca, por no tener el Sisbén en el momento en que me inscribí al ICFES. La otra opcionada sería la Javeriana.

CL: ¿Por qué te gusta esta carrera?

LF: Es una carrera muy interesante, significa utilizar todo lo que podamos tener a la mano para el bienestar del hombre. Da la posibilidad de ser creativo y tener ingenio para salir adelante, esta es una de las mejores cosas. Yo admiro mucho el trabajo de los ingenieros electrónicos porque es fascinante la manera como pueden crear esa cantidad de cosas, y eso sale de su cerebro. Y lo hacen con cosas que ya existen. No podríamos imaginar un mundo sin la ayuda de la electrónica. Esto es lo que mejor me parece.

CL: ¿Cómo nació tu deseo por estudiar Ingeniería Electrónica?

LF: Hace dos años me nació el interés por esta carrera y fue por la película Iron Man. Me fascinó todo lo que él pudo hacer. Me pareció bastante chévere, además en ese momento tuve una mejor profesora de matemáticas en comparación con los que había tenido antes, y esto hizo que tuviera amor por las matemáticas. Me gustaron aún más matemáticas.

CL: ¿Qué te dicen tus papás sobre la carrera?

LF: Los dos me apoyan; aunque mi mamá quería que estudiara medicina y mi papá azafata. Pero ellos saben que lo que yo quiero es lo mejor.

CL: ¿Tienes más hermanos?

LF: Por parte de mi mamá soy hija única y por mi papá tiene dos hermanos.

CL: ¿A qué se dedican tus padres?

LF: Mi mamá es estilista y mi papá es vendedor en la galería.

CL: ¿Te han ofrecido alguna beca por tu puntaje?

LF: Hasta ahora no me han ofrecido nada.

CL: También eres representante de tu salón, ¿te gustan estas actividades de liderazgo?

LF: A mí me gusta mucho lo que tiene que ver con liderar las cosas. Eso no requiere mucha responsabilidad, pero si soy el puente entre la hermana rectora y mis compañeras, de alguna manera es como política y eso me agrada. Porque tanto las directivas como las estudiantes confían en mí.

CL: ¿Qué te dijeron tus compañeras por tu resultado?

LF: El día que llegué todas me felicitaban, pero fue muy triste porque como no me gané ninguna beca no me parece que haya sido un buen puntaje.

CL: Entonces, ¿ahora te inscribiste a la Universidad del Cauca?

Sí. Me parece que las universidades públicas son las mejores. Me gusta mucho interactuar con todo tipo de personas, mientras que en las privadas es un tipo específico de gente. Así mismo me gusta la pública porque el nivel de exigencia es mayor. Me parece es la mejor opción para estudiar. Quería hacer el examen en la Universidad de Antioquia pero no pude por no contar con los recursos.

CL: ¿Con qué sueña Lisseth Fernández?

Me gustaría ser capaz de crear muchas cosas. Hay mucho por descubrir y quiero ser partícipe de eso. Me encanta Europa para desarrollar estos sueños y en especial trabajar en Alemania o el Reino Unido; aunque mi mamá me quiere mucho y sé que no le gustaría que me fuera, pero ella siempre quiere lo mejor para mí a pesar de los sacrificios que tenga que hacer.