Fiscalia acusa a miembro de la fuerza pública en participación de complot para matar a su esposa

Un policía activo y su amante habrían pagado un millón de pesos a un sicario para que asesinaran a la esposa del uniformado.

El policía fue capturado en las instalaciones de la Estación de Policía Guapi, ya que laboraba en esta unidad desde más de tres meses. / Suministrada – El Nuevo Liberal.

Prácticamente, las labores investigativas del CTI de la Fiscalía y de la Sijín salvaguardaron la vida de una comerciante de El Bordo, El Patía, luego que estos organismos judiciales develaran un macabro plan para asesinarla, el cual fue ideado, planeado y ejecutado por un intendente activo de la Policía Nacional.

Esta delicada situación fue confirmada por Raúl Humberto González Flechas, director seccional de la Fiscalía en el Cauca, al indicar que los hechos se registraron en el pasado mes de marzo, cuando una fuente humana informó sobre la intención del policía de asesinar a su esposa, al parecer por petición de su amante, una joven de 29 años de edad.

“Una vez se obtuvo la denuncia, se adelantó la interceptación de unas líneas telefónicas, actividad que nos permitió establecer que existía la proposición de una persona hacia un integrante de una oficina de cobro para que asesinara a una habitante de El Bordo, a cambio se cancelaría la suma de un millón de pesos. Tras continuar con esta labor investigativa, ya se corroboró plenamente que la persona que ordenaba ejecutar este homicidio era un señor intendente de la Policía en complicidad de su amante, la víctima era la esposa del uniformado”, explicó el funcionario.

Una vez se comprobó la existencia de este macabro plan, los investigadores del CTI de la Fiscalía y de la Sijín empezaron una serie de seguimientos a la víctima, con el fin de protegerla. Pasaron los días, luego los funcionarios corroboraron un dato adicional: los autores intelectuales de este criminal acto darían una motocicleta al sicario para que ejecutara lo que dentro del argot delincuencial se conoce como ‘la vuelta’. Por eso ya fue necesario alertar a la mujer y luego, cumpliendo lo establecido en la ley, capturar a los responsables de esta situación.

“Una vez se obtuvieron las órdenes de captura, los investigadores adelantaron el operativo en la localidad de Guapi, ya que el suboficial laboraba en la unidad policial de esa localidad. Estas mismas acciones se adelantaron en La Sierra, Cauca, con el fin de aprehender a la amante”, agregó González Flechas al exponer que los móviles de este plan son netamente pasionales.

Una vez se dio la captura de estos dos ciudadanos, ambos fueron presentados ante un juez de control de garantías, el cual avaló el procedimiento de aprehensión adelantado por el CTI y la Sijín, luego ejecutó la imputación contra los sujetos por los delitos de homicidio en grado de tentativa. Posteriormente ordenó la libertad de los mismos, instándolos a que acataran el llamado de la justicia durante este proceso judicial. Tanto el policía como su amante no aceptaron su responsabilidad en los hechos expuestos por la Fiscalía. La esposa del uniformado se enteró de más detalles de esta situación en la audiencia ante el operador judicial.