Remesas del Exterior

Columna de opinión

Por: Eduardo Nates

U

n interesante análisis permiten las cifras de remesas procedentes del exterior y su desagregación por regiones receptoras, aunque el Cauca no figura en lugar visible dentro de estas. El primer lugar lo ocupa el Valle del Cauca, que recibe algo más de la cuarta parte del total, seguido de Antioquia, Cundinamarca, Risaralda, Atlántico, Santander, Quindío, Caldas, etc. 

La cifra gruesa del tema es de 5.352 millones de dólares, que corresponde al acumulado total de giros de trabajadores colombianos en el exterior principalmente a sus familias, en el lapso comprendido entre enero y julio del año en curso. En pesos colombianos, este monto puede estar cerca de los $24 billones de pesos en 7 meses. Si suponemos que este ritmo se mantiene, en el año habrán entrado como mínimo $41 billones de pesos. (En diciembre la cifra es más grande. ¡Podría decirse que las familias colombianas reciben de sus parientes en el exterior una cifra cercana al 10% del presupuesto nacional!

Los países de donde provienen las cifras más grandes de giros internacionales son: Estados Unidos, España, Reino Unido y Chile. Se destaca que alrededor del 30% de este monto proviene de los Estados Unidos. Llama la atención la variación decadente de los giros procedentes de Venezuela, que antes ocupaban un lugar destacado en la cuenta de remesas. Hoy podría decirse que es insignificante. Solo a Cundinamarca se registran giros de alguna importancia desde Venezuela. Hacia los demás destinos departamentales no llama la atención la cifra procedente de este país. En cambio, las remesas procedentes de los demás países han crecido más del 10%, en el año 2022 frente a lo recibido en el 2021. 

Los departamentos de Valle y Antioquia han recibido en el primer semestre del año en curso, el 42% del total recibido. Y el origen de estos giros es Estados Unidos y España. No deja de ser interesante que al Valle del Cauca le llega un importante monto procedente de Chile. 

Geográficamente, respecto al mapa nacional, son los departamentos del centro de Colombia: Valle (que también tiene costa pacífica), Antioquia, Cundinamarca, Risaralda, Quindío y Caldas los que se llevan la mayor parte de las remesas recibidas. Desprendido de este núcleo central, el único departamento de la periferia, destacado en recepción de remesas es Atlántico.  

No he querido atiborrar esta columna con más cifras de los registros del Banco de la República, pues prefiero hacer elucubraciones generales. Vale destacar que los giros de los colombianos en el exterior a sus familias residentes acá representan un ingreso de mucha importancia para el consumo nacional. Y que probablemente, en la medida que el dólar continúe en su carrera alcista, van a cobrar mayor importancia, sin omitir que pueden estar contribuyendo sensiblemente a la inflación, que está llegando a niveles preocupantes. No cabe duda, tampoco, que el momento político de tanta incertidumbre, por las medidas gubernamentales expedidas desde diferentes despachos ministeriales, por demás incoherentes, deshilvanadas y sorprendentes, está contribuyendo a la tempestad que reina en la atmosfera nacional y sobre este remolino en que estamos navegando. Y si el gobierno sigue de tumbo en tumbo, dando cada día mensajes equivocados, las remesas aumentaran, porque los jóvenes se están marchado del país, con tristeza, pero convencidos de que en esta tierra no podrán afincar un futuro. Por eso seguiremos siendo un país mayoritariamente de viejos. – mayores de 60- dice el tiempo de ayer. Los jóvenes preparados, que oyeron él discurso de Petro en la ONU, (que pareció redactado por “plumas”, como la de Arjona, Facundo Cabral o Inmanuel Miranda), saben que con este gobierno vamos como el cangrejo.  En lo local, a esta región, en un mes la ha visitado mucho “alto funcionario”, pero ni un sólo hecho real, tangible de inversión.  Ojalá el dialogo que lidere el consejero Velasco (.. que le subieron la gasolina…) logre la vía Timbío-Estanquillo; o la hidroeléctrica de San Juan del Micay, estos sí, proyectos estratégicos. O si seguimos con gotero para el pavimento del anillo vial del macizo; O de las tres vías al oriente (a cuál más en precario estado). O el acueducto de Timbiquí, de Guapi o de López….  Veremos con que sale el “Alto Consejero” para las regiones para su departamento.