La enseñanza Marista en Popayán

Columna de opinión

Por: Jesús Arcos Solano

L

a Comunidad Marista prestó invaluables servicios a Popayán. La educación impartida en todos los Colegios del País, por intermedio de los Hermanos fue excepcional y de trascendencia incomparable. Quienes tuvimos el singular privilegio de contarnos entre sus alumnos, podemos dar fe de la calidad de la enseñanza, de la entrega desinteresada y de la responsabilidad a toda prueba. Soy afortunado, al tener la oportunidad de leer el libro “Monografía de la Comunidad Marista en Popayán”; escrito por el Sacerdote Francisco Paz Medina. Fue alumno, profesor, capellán del Colegio Champagnat; por lo tanto, conocedor, como el que más, del nacimiento, niñez, juventud y madurez de la Institución. El Padre Paz deja entrever en el Libro, la capacidad investigadora, el impecable estilo y el profundo conocimiento de la Filosofía Marista. Desafortunadamente esta joya histórica es de difícil consecución.

Haré una somera referencia de los aspectos más relevantes de la Monografía.

El argumento es la traída a Popayán, desde Francia de la Comunidad Marista para la enseñanza en las Instituciones Educativas. Jamás fue fácil este intento, que implicó muchas gestiones por parte de sus gestores, preocupados por esta loable idea. Tan sólo pensar en los pormenores que se presentarían, era para desistir. Pero hubo aguerridos y tozudos señores que se empeñaron en llevar a feliz término el propósito; citamos: Sergio Arboleda, Joaquín Valencia, Rafael Urrutia, Tomás Olano, Pedro Pablo García, Leonidas Paredes, Luis Cajiao, José Vernaza, Diego Caicedo, Pablo Velasco, Simón Hurtado, Manuel MArboleda, Fernando Angulo (Presidente del Grupo), Primitivo Crespo (Gobernador), Ricardo Vejarano, General Joaquín Fernando Vélez, Ministro Plenipotenciario ante la Santa Sede. Estamos hablando del año 1.889.

El 3 de Agosto de 1.889, el Ministro recibe carta del Hermano General de la Comunidad Marista; Theophane; acepta venir a Popayán; igual carta recibió el Obispo. Es de suponer, el arduo trabajo de los promotores, ubicándonos en el tiempo, cuando la comunicación era casi nula.

Vinieron 7 Hermanos, entre Franceses, Suizos y Españoles. Fueron: Hermanos Angelo, (Director) Pelaius, Candidien, Athenodore, Deicola, Libereur, Carlos. Viajaron, desde Burdeos (Francia) el 28 de Noviembre de 1.889 en barco, pasaron por Guadalupe, Colón, Panamá y Buenaventura. De aquí a Córdoba (vía férrea, 20 Kms). Desde Córdoba hasta Popayán en caballo. Ni imaginemos todos los problemas presentados. La Virgen Santísima, su Patrona, los ayudaría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.