En pandemia, los héroes estuvieron en las UCI

A pesar de que el personal de salud no estaba preparado para afrontar una pandemia, en Cauca, estos profesionales enfrentaron el Covid-19, motivados por su vocación de servicio y amor a su profesión. Homenaje a los héroes de la salud.

Por: Co.marca Digital/ El Nuevo Liberal

 Después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara el 11 de marzo de 2020 la pandemia a nivel global, los gobiernos de todas las naciones tomaron medidas para evitar el esparcimiento del virus del Covid-19 dentro de la población. En Colombia, el gobierno nacional decretó el Aislamiento Preventivo Obligatorio en el país a través del Decreto 457. Sin embargo, esto no detuvo el incremento de los casos.

En Popayán se dispusieron de todos los centros de atención médica para enfrentar la emergencia, pero quienes inicialmente recibieron a los pacientes sospechosos fue el personal sanitario del Hospital Universitario San José. Le siguió el Hospital Susana López de Valencia, y finalmente, las clínicas privadas como La Estancia y Santa Gracia. Pero el sistema de salud no estaba preparado para atender una emergencia de tal magnitud, así lo dijo el secretario de Salud de Popayán, Óscar Ospina, quien además aseguró que no se contaba ni con el conocimiento necesario sobre el comportamiento del virus, ni con la infraestructura para atender volúmenes tan grandes de personas.

Otro factor que no estaba dentro de los planes fue el miedo. Varias de los entrevistados para este fotorreportaje mencionaron que cuando ingresaron casos positivos al hospital, el temor apareció en muchas personas de la primera línea del sector salud, quienes renunciaron para proteger su vida y la de sus familias.

Pero quienes se quedaron encontraron en la pasión por su profesión el impulso para enfrentar el Covid-19. Co.marca Digital visitó el Hospital Universitario San José, donde encontró algunos profesionales de la salud que asumieron el reto de salvar vidas en los momentos más críticos de la pandemia.

“Cuando llegó el primer niño sospechoso de covid, nadie quería atenderlo por miedo. Era un bebé. Yo fui de voluntario. Pensé que si me iba a pasar algo que fuera haciendo lo que amo. Fue muy duro, desde la parte emocional hasta la física, porque debíamos estar muchas horas con esos trajes y no podíamos tener contacto con nadie”, narra Brayan Bojorje.
“Cuando ingresaron los pacientes respiratorios no sabíamos si eran positivos o no, porque las pruebas tardaban mucho. Había miedo porque no sabíamos nada del virus, solo los estudios que llegaban de otros países”, dice Edwin Gómez, Fisioterapeuta en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) Neonatal del Hospital Universitario San José.
Durante el primer trimestre de 2020 existía poca información sobre el comportamiento del coronavirus en neonatos y no había evidencia clara sobre la transmisión vertical de madres infectadas a hijos. Según un artículo de 2020, del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, algunos recién nacidos dieron positivo para Covid-19, pero se desconoce cuándo se produjo el contagio.
En la pandemia el personal de salud desarrolló extensas jornadas de trabajo. Según HÉROES, esto impactó directamente en la salud mental del personal, en su desgaste físico y emocional. El informe realizó entrevistas a 14.502 trabajadores sanitarios de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Bolivia, Guatemala, México, Perú, Puerto Rico, Venezuela y Uruguay.
El 20 de febrero del 2021, el Ministerio de Salud puso en marcha el Plan Nacional de Vacunación contra el Covid-19. Inicialmente a Cauca llegaron 666 vacunas destinadas al personal de salud que atendía la pandemia. Luego se distribuyeron entre el resto de la población.
En momentos críticos de la pandemia, el cuarto piso del Hospital Universitario San José fue usado como unidad de aislamiento respiratorio pediátrico y de adultos. La mayoría del personal que laboraba ahí fue por voluntad propia y no podían interactuar con ningún otro miembro del hospital. “Para entrar nos cambiábamos y colocábamos todos los elementos de bioseguridad, y para salir debíamos bañarnos”, dice Brayan Bojorje, auxiliar de enfermería de la UCI pediátrica del Hospital Universitario San José.