ESTABA CANTADO

EDITORIAL + INFOGRAFÍA

Las últimas encuestas y sondeos de opinión realizadas en las dos semanas previas al día de elecciones presidenciales, ante la pobreza de los planteamientos del candidato por el Equipo por Colombia, que la mayor parte de su campaña se dedicó a desprestigiar al candidato a la presidencia por el Pacto Histórico, centrando su estrategia en generar miedo en los electores por el pasado insurgente que éste tuvo, queriendo con ello invalidar las acciones que ha desarrollado desde la legalidad, tanto en el Congreso de la República como en el ejecutivo en la capital del país, y la debilidad del Centro Esperanza que, como corcho en remolino, no pudo salir de su circular discurso, sin consolidarse como alternativa real de centro, ante la profunda polarización política existente, que el mismo establecimiento estimuló, catapultaron al candidato por la Liga de Gobernantes Anticorrupción y lo pusieron a pelar por el segundo puesto, cuestión que sucedió desplazando al candidato por el Equipo por Colombia, por cerca de un millón de votos, quien se mantuvo siempre en el segundo lugar de intención de voto.

Hecho que llevó a erigir al Ingeniero Rodolfo Hernández como el ‘encargado’ de vencer a Gustavo Petro en la Segunda Vuelta el próximo 19 de junio, constituyéndose en el fenómeno electoral de la jornada, gracias a su posición anti establecimiento pero profundamente ligada a la ideología y  pensamiento orientador del Equipo por Colombia, razón por la cual desde que se comenzaron a conocer los distintos boletines emitidos por la Registraduría del Estado Civil y mostraban como los votos por él obtenidos iban pasando por encima de los logrados por Federico Gutiérrez, comenzaron varios líderes del Centro Democrático a manifestar su inclinación al candidato Hernández para la segunda vuelta, lo cual ratificó, junto con su fórmula a la Vicepresidencia Rodrigo Lara Sánchez, el candidato Fico en las palabras que pronunció cuando ya estaban consolidados los escrutinios, en donde reconoció su derrota, agradeció a quienes lo acompañaron y terminó su alocución con la afirmación ‘Votaré por Rodolfo en la Segunda Vuelta para cuidar la democracia y la libertad’.

Ya en el ‘nuevo’ escenario: Petro – Hernández, se mantiene la confrontación tal cual estaba al comienzo de la compaña por la presidencia de la república, cuando se pensaba que sería entre Petro – Gutiérrez la segunda vuelta, vendrán, en consecuencia, tres duras semanas en las que las alianzas ‘programáticas’ jugaran un papel importante, a fin de lograr las mayorías en las urnas, aquí tendrá que aflorar el talante de los contendores para convencer, a través de sus discursos, ideas y propuestas, que él se merece la voluntad popular para liderar los destinos del país, pero también se requiere de unos electores que puedan reflexionar sobre que es lo que más le conviene al país, no tanto que le conviene a cada quien o a pequeños grupos de poder, sean estos económicos, políticos y/o sociales.

Los resultados electorales obtenidos, según los diferentes analistas de la jornada democrática, señalan que el gran perdedor fue el actual gobierno nacional, quien no pudo interpretar la realidad y por ende no puso toda su energía a potenciarla y desarrollarla en bien del país y de los sectores más vulnerables, por lo que las expectativas por un cambio, fue las que se impusieron, llevando de contera a que la alianza de todos los grupos políticos tradicionales en torno al Equipo por Colombia fueran también perdedores de las elecciones de ayer, lo cual los debe llevar a una reflexión en su seno para definir cuál será el accionar para la Segunda Vuelta, pensando en su vigencia política y en el desarrollo del país.

Además de las firmas encuestadoras, que vaticinaron lo que los resultados arrojaron: Segunda Vuelta entre Gustavo Petro y Rodolfo Hernández, la Registraduría del Estado Civil fueron los grandes ganadores de la jornada, los primeros porque acertaron en quienes pasarían a la segunda vuelta y la segunda porque el país se pudo enterar, antes de dos horas, después de terminar las elecciones, de los resultados del 100% de las mesas de votación dispuestas a lo largo y ancho del territorio, recuperando, en buena medida, la confianza perdida por los lamentables hechos sucedidos en el proceso electoral del 13 de mayo de 2022, cuando se adelantaron las elecciones legislativas.