Morada al sur

Opinión

Por: DIEGO FERNANDO SÁNCHEZ VIVAS – diegofsanchezv@hotmail.com

El 23 de noviembre de 1974, murió en Bogotá el poeta Aurelio Arturo llevándose en su humanidad todas las experiencias vividas en este mundo, pero legando para la posteridad una obra literaria de incalculable valor.

Marco Aurelio Arturo Martínez nació en la Unión (Nariño) el 22 de febrero de 1906. Se trata de uno de los mayores exponentes de la lírica colombiana, cuya obra poética se centró fundamentalmente en uno de los fragmentos más hermosos que se hayan escrito en nuestro suelo, «Morada al sur», libro publicado en 1963 que consta de 13 poemas y que describe de una forma excepcional y única ese idílico y bucólico paisaje de nuestro sur tapizado de hojas, montañas, ríos entrelazados por una delicada filigrana de palabras que se conjugan en una musicalidad extraordinaria.

Al lado del «Relato de Guillaume de Lorge», de León de Greiff, «Elegía a mi padre» de Eduardo Cote Lamus, » Agonía del soldado» de Héctor Rojas Erazo, » Ciudad»de Fernando Charry Lara, » El regreso» de Jorge Gaitán Durán, » Canción de la vida profunda» de Porfirio Barbajacob, » Canto del extranjero » de Giovanny Quessep, » Gracias señor» de Raúl Gómez Jattin, » Leyendo a Silva» de Guillermo Valencia, «Seremos tristes» de Rafael Maya, » Venganza» de Dario Jaramillo Agudelo, «Balada de las cosas perdidas» de Mario Rivero,  

» Los elementos del desastre» de Álvaro Mutis, » Carta rumbo a Gales» de Juan Manuel Roca y » Nocturno» de José Asunción Silva entre otras, la obra poética de Aurelio Arturo » Morada al sur», se sitúa en un lugar de privilegio de la lírica nacional.

Pero además de la obra central condensada en » Morada al sur», Aurelio Arturo plasmó también bellos trazos literarios en poemas como » Rapsodia de Saulo», «Trabajar … ese río que baña el corazón…/ Pude ver, os lo juro, era el bello sur/…Me llena el corazón de luz de un suave rostro/ y un dulce nombre, que en mi ruta cayó como una rosa/», Y en el poema » Interludio», con estos versos de antología. 

» Desde el lecho por la mañana, a través de las horas/melodía, casi una luz que nunca es súbita/ Con tu ademán gentil, con tu gracia amorosa/ Oh tú que recoges en tus hombros un cielo de palomas/», y de » Morada al sur», » Te hablo de una voz que me es brisa constante/ en mi canción moviendo toda palabra mía /como ese aliento que toda hoja mueve en el sur/ tan dulcemente, toda hoja noche y día, suavemente en el sur»/.

Alguna vez Álvaro Mutis escribió en la revista literaria » Golpe de dados», acerca de la obra de Aurelio Arturo, «los poemas de Aurelio me acompañaban tan totalmente que no había cabida en mi para otras voces que no fueran la suya, para otra nostalgia sin salida que no fuera la de esas tierras del sur y esa infancia dichosa evocada por él, y William Ospina considera » Morada al sur», como la obra poética más notable escrita en nuestra tierra.

Aurelio Arturo ya no está entre nosotros, pero nos acompaña su legado poético que permanece intacto, impasible, ajeno al paso de los años. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.