El nuevo director general de la OIT

HAROLD MOSQUERA RIVAS

hamosri@hotmail.com

El doctor Gilbert Houngbo ha sido elegido por el Consejo de Administración de la Organización Internacional del Trabajo – OIT como nuevo Director General de la entidad, cargo que asumirá el próximo mes de octubre de 2022, en reemplazo del doctor Guy Ryder, quien ha desempeñado el cargo desde el año 2012, cuando enfrentó entre otros candidatos al colombiano Angelino Garzón. Por primera vez un Africano estará al frente del más importante cargo del mundo del trabajo. Representante de uno de los países más pequeños del África, que cuenta con cerca de 8 millones de habitantes, el doctor Houngbo promete emprender una campaña intensa contra la injusticia social en el mundo, para lo cual señala que están en su plan de acción los 4 mil millones de personas que hoy no tienen acceso a la protección social en el mundo, los 250 millones de mujeres y hombres que caminan por el planeta en condición de desempleados, los cerca de 200 millones de niños que trabajan, cuando deberían estar estudiando o jugando y los 1600 millones de personas que viven de lo que en Colombia llamamos el rebusque. Su mandato será de 5 años, en los cuales, es difícil que pueda alcanzar sus objetivos, sin embargo, por sus raíces, esperamos que siembre la semilla que después de terminado su mandato produzca frutos de justicia social.  Una luz de esperanza ilumina el firmamento del mundo del trabajo en estos tiempos tan convulsionados para la humanidad entera. Esperemos que el nuevo Director General de la Oit, quien es el actual Director del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola, sea el mejor capitán del barco, ahora que empezamos el segundo siglo de la Organización. Esta designación nos sirve de ejemplo para mostrar que, como reclamara Martín Luther King, los seres humanos no deben ser juzgados por el color de su piel, pues es en la fuerza de su espíritu, donde deben buscarse los argumentos para determinar su destino. En la actual contienda presidencial de Colombia, por primera vez, la mayoría de los candidatos vicepresidenciales son afrodescendientes, lo cual es también una señal de cambio, pues seguro que en un futuro tendremos candidatos a la presidencia tanto indígenas como afrodescendientes. Es increíble que haya personas enarbolando discursos racistas en contra de las fórmulas vicepresidenciales afro, sin considerar las hojas de vida, sus trayectorias y su capacidad para aportar a la solución de los graves problemas que deberá resolver el nuevo gobierno. El ejemplo del legado de Barack Obama en los Estados Unidos es lo más cercano que tenemos para probar que, cuando una persona tiene  oportunidades, puede convertir en realidad todos sus sueños, incluso, puede ayudar a que muchos conviertan en realidad los suyos. Eso no depende de la etnia, ni del origen o condición social de la persona. Así que, como hiciera el Consejo de Administración de la OIT, esperemos que en la elección del próximo presidente de nuestro país, se imponga la mejor propuesta, sin importar su origen o condición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.