Víctor Mosquera Chaux, entrañable amigo de El Liberal

oto
Víctor Mosquera Chaux, pionero del periodismo colombiano y especialmente de El Liberal, hoy El Nuevo Liberal, periódico del cual fue socio, corrector, columnista y Director. / Suministrada – El Nuevo Liberal.

En un diez de noviembre, hace veinte años, falleció el Expresidente de la República, Víctor Mosquera Chaux, pionero del periodismo colombiano y especialmente de El Liberal, hoy El Nuevo Liberal, periódico del cual fue cofundador, socio, corrector, columnista y Director.

Mosquera Chaux fue uno de los más connotados dirigentes del liberalismo y se distinguió por su radicalidad en sus posiciones políticas, aunque es estimable resaltar que en su ideario partidista se mantuvo abierto a la conciliación.

En tiempos en que la paz constituye el centro medular del quehacer político colombiano hay que resaltar como un hecho insólito que en compañía de Omar Henry Velasco, Jorge Arboleda y Jorge Muñoz Fernández sin hacer ninguna consulta que le garantizara seguridad estuvo en el área de Riochiquito, al oriente del Cauca, donde se encontraba atrincherado Manuel Marulanda Vélez, quien según sus acompañantes le envió una comisión con un mensaje en que lo saludaba, a la vez que le garantizaba que su seguridad no sería perturbada mientras permaneciera en la región, bastión inexpugnable de las Farc.

Mosquera Chaux se caracterizó por sus posiciones férreas y su pulcritud en el manejo de las cosas del Estado, fue desde Concejal, Diputado, Representante a la Cámara, Senador, Designado a la Presidencia y Embajador en Estados Unidos, el Reino Unido y las Naciones Unidas y hay que registrar que nunca le sedujo el poder ministerial.






Independiente de su nombradía como dirigente político esta Casa Editorial quiere resaltar su profunda vinculación con el periódico, que constituyó un quehacer cotidiano y una trinchera de su honradez política y caracterización de su manera de pensar.

El Nuevo Liberal rinde en su memoria admiración por la valía que le imprimió al rotativo en su vida republicana y espera publicar sus mejores anécdotas en torno a su existencia ejemplar, reconocida aún por sus distinguidos contradictores.