Urgente e importante

MARITZA ZABALA RODRIGUEZ

mazarito@uniandes.edu.co

@mazarito1

Así como vivimos y padecemos los efectos del cambio climático, y nos preocupan las contaminaciones ambientales, debemos tomar nota de los contagios mentales: en verdad existen: roban la atención, la paz, se cuelan en la intimidad, y terminan por perturbar nuestra conciencia y estabilidad emocional.

En esa lógica es oportuno hacer un alto, de forma permanente y tener claridad entre lo urgente y lo importante. Y lo digo por experiencia, si hacemos tantas cosas urgentes y pocas importantes, la vida termina llenándose de la nada y sin sentido alguno. No es fácil, pues además de los conflictos entre estos tipos de actividades, siempre hay algún intenso que pedalea en pos de cumplir tareas, sin responder talvez a alguna reflexión.

Me explico: todo lo urgente está asociado al tiempo: atender diversas actividades, en cumplimiento de mis obligaciones laborales o grupales, por ejemplo, contestar correos, enviar el informe de, participar en los grupos de WhatsApp, reparar lo que se ha dañado en casa, cumplir citas. Mientras que lo importante está relacionado a sus consecuencias: cultivar las amistades, conversar y reír con los seres queridos, no hacer nada, respirar, dedicar unos minutos a meditar cada día, y si lo reflexionan, a veces no lo hacemos en muchos días. Hay que hacerle tiempo a la vida, eso es lo importante.

Y si vamos mas allá, todo este tema, está marcado por la atención. Si gozo de atención plena, salvaguardo las cosas importantes. Me pasa: al ser consciente de lo que siento: respirar, sentir la brisa, sudar, sentir el aliento de ese que me mueve el alma. Eso es importante y lo ideal es poder mantenernos en esa línea. Además, hay que tener claro que esa persona interior que cada uno tiene, debe ser preservada y no tocada por la necesidad de aprobación que a veces algunos buscan. Tal como dijo Marco Aurelio, proteger tu “ciudadela interior”, el último reducto en el cual yo soy yo y mi pensamiento es libre, para lo cual siempre hay que crear resistencias.

Hoy valoro el haber aprendido a decir NO a muchas cosas. El hacerlo, decanta la ola de urgencias y alarmas del cotidiano “esto es para ya, es urgente y de una”. Con lo que quiero referirme para cerrar a Dwight Eisenhower, presidente número 34 de los Estados Unidos entre 1953 y 1961, él fue un maestro de la administración del tiempo; al punto que la matriz que lleva su nombre, da algunas pautas para el manejo eficaz del tiempo, pues esto de lo urgente y lo importante, es un tema transversal a nuestras vidas. Eisenhower plantea 4 categorías, que nos ayudan a saber cómo actuar, para no tomar decisiones equivocadas, repetir tareas, corregir acciones y por tanto reducir tu productividad.

En la siguiente tabla se resumen categorías y acciones. Si pueden aplíquenlas, en verdad funcionan.

Categorías Acciones
Urgente e importante Haz lo urgente e importante inmediatamente:

Hazlo ya

Importante, pero no urgente Programa el tiempo para hacer lo importante pero no urgente:

Planifícalo

Ni importante ni urgente Deja para después lo no importante ni urgente.

No lo hagas.

Urgente, pero no importante Delega lo urgente pero no importante.

Delégalo