Un centro multicultural de memoria y paz

Roberto Rodríguez

ROBERTO RODRÍGUEZ FERNÁNDEZ

Profesor Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales Universidad del Cauca

robespierre523@hotmail.com

La Asociación de Instituciones de Educación Superior -ASIES Cauca reúne a las Universidades con sede en Popayán, ante quienes en días pasados presentamos la propuesta de creación del “Centro Multicultural de Memoria y Paz” para Popayán y el Cauca, recogiendo las enseñanzas de muchos referidas a que la historia ya no se identifica solo con lo que pasó sino que se amplía al análisis de lo que se dice que paso, de quienes lo dicen, y de cómo lo dicen, porque hay que reconocer y descubrir las intencionalidades de quienes escribieron las historia, es decir hay que construir las memorias históricas. Todos en ASIES Cauca respaldaron la propuesta, ya planteada a la Gobernación y a la Alcaldía de Popayán, y que cuenta con la asesoría del Grupo de Memoria Histórica y de Indepaz.

Pensamos que nos hace falta un Centro que recoja y trabaje sobre los hechos del conflicto armado, pero también los hechos de paz que hemos tenido, y que se convierta en un espacio de encuentros, trabajos, diálogos e intercambios de saberes, tanto sobre el pasado, el presente y el futuro de los conflictos en nuestro departamento y en la región sur occidental.

Igualmente, el Centro sería un espacio educativo, formal e informal, capaz de desarrollar planes, programas y proyectos relativos a la educación política de nuestra gente, a la promoción de campañas ciudadanas, y al impulso de la participación de todos en nuestros propios asuntos. La garantía de trabajar con ASIES – Cauca es que no podrán existir utilizaciones politiqueras.

También debe ser el espacio donde se puedan rendir cuentas y hacer balances y exigencias a quienes trabajen por la paz, sobre todo si tienen financiamiento estatal o de cooperación nacional o internacional. Los compromisos adquiridos deben ser cumplidos y las políticas públicas de paz deben ser evaluadas, y sobre ello deben existir controles sociales y veedurías.

Deberá ser un espacio para las artes, la música, las expresiones folclóricas, la poesía, los conciertos, el cine, el lanzamiento de obras y de artistas.

Además, será un espacio de archivo y de consulta de todo tipo de materiales, documentos, grabaciones, materiales históricos, formas de expresión, textos, revistas, videos. Podrán realizarse visitas guiadas y explicativas para niños y adultos, sobre todo si son extranjeros.

Tiene que constituirse como un espacio diverso para el sur occidente colombiano, que aproveche y dinamice las múltiples riquezas de estos departamentos, que fortalezca las territorialidades, que amplíe los pluralismos políticos, jurídicos y culturales que son fuente de soluciones a problemas. Es decir, un espacio más de la interculturalidad.

Será igualmente un Centro de pensamiento, que genere reflexiones, propuestas y acciones de todo orden, que haga seguimientos a procesos, que firme contratos y consultorías sobre temas de construcción de paz, que asesore a autoridades locales y regionales, a ONGs, y a las organizaciones sociales y políticas que lo soliciten, y que presente ponencias en eventos nacionales e internacionales.

No se trata de aumentar la burocracia de la paz, sino de facilitar los trabajos de paz de todas las Universidades locales, y de las instituciones y grupos sociales que hacemos presencia en el Cauca.