Tunía y Farallones tejiendo identidad

“Familias de la Vereda Farallones que conservan la tradición tejedora de canastos, contribuyen con su arte a la conservación de valores culturales, el arraigo familiar y el medio ambiente”.

carolinaricoprensa@gmail.com




Somos Tradición.

Daniel Coronado Montano reconocido tejedor de canastos en la vereda farallones del corregimiento de Tunía, comparte sus memorias y relata desde que llego del Ecuador  su Padre, a esta tierra a formar su familia, dejando como legado el oficio de Tejedores de Canastos.

Fueron los primeros tejedores  de la región, comenta, con sus 75 años de edad, su mirada perdida y un poco de nostalgia, que este oficio le ha dado mucho de lo que tiene y la oportunidad de que sus hijos lo aprendieran.

Usar canastos, podría estar de moda, para que estas manos sigan tejiendo identidad, protegiendo la cultura y conservando el medio ambiente, apoyando el trabajo de las familias tejedoras de tradición, se contribuye al desarrollo de la micro empresa artesanal caucana.
Daniel, recuerda que este oficio les  abrió opciones económicas para la familia, sus productos hechos en guadua y  carrizo, materiales que por su dureza cortan sus manos, son comercializados en Santander de Quilichao, Puerto Tejada, Suarez y Morales, a unos precios muy bajos para el esfuerzo y el arte que involucra su labor.

Compromiso Ambiental

Como familia tejedora y con algunas tierras donde tienen sembrada su guadua generan conservación al tener una materia prima de alta restitución vegetal, además de contribuir con reforestación, siembra y recuperación de las cuencas de agua.

foto 4 BOLIVARBolívar Coronado

Maestro artesano y tejedor de la región, ha difundido su arte en la ciudad de Cali, este se ve reflejado en los canastos que elabora y comercializa en diferentes sitios del Departamento del Cauca, Valle y Huila y especialmente en su puesto, en la plaza de mercado del municipio de Piendamó.

“He participado en diferentes ferias, gane un concurso con mis productos y me siento orgulloso de mi oficio que contribuye a la conservación de la vida, pues el que usa un canasto no contamina con bolsas plásticas”.

Armando Coronado.

Armando Coronado.

Armando Coronado

Este trabajo viene por herencia, lo aprendí de mi abuelo, tejo en Iraca, guadua y carrizo,  comercializo mis productos en el departamento del Cauca, es un oficio muy difícil para generar empleo, pues el artesano necesita paciencia y hacer todo el trabajo desde el principio.

“Muchos aprendices quieren correr con esto y así no se puede, pues este oficio es de amor, dedicación y de entender que su ganancia no es muy alta, por lo tanto creo que somos muy pocos los tejedores que quedamos”.

Agradezco a los compradores de Popayán y otros municipios que apoyan nuestro oficio y que están comprometidos con el respeto por el medio ambiente.