Tierra mala

OLMEDO GUACA TIMANÁ

olguti503@hotmail.com

Por qué fijar la esperanza en algo que ya ha muerto- Si al final de la ilusión no hay un día que no sea gris- Sembré en tierra mala o no supe sembrar- Entonces eres tierra mala porque no nació en ti el amor- Nunca pensé que tuvieras un corazón de piedra- Donde la semilla nace pero no echa raíces- Por eso no resultó haber sembrado en tu vida…

Estos versos de la bella canción vallenata Tierra Mala nos aterriza a la real Colombia, esa patria eufórica con la visita papal tanto que hasta Uribe salió con pancarta a darle la bienvenida con una hipocresía rampante que desean la presidencia del 2018 para volver trizar la paz y seguir con lo que saben hacer: guerra, sembrar odio, dividir a los colombianos, hacer chuzadas a los enemigos, perseguir y calumniar. Cualquier parecido con el castrochavismo es mera coincidencia. Pero no desean la paz, ni dejar soñar con esperanzas, ni alegrías y dieron la bienvenida a quien predica la paz, invita a soñar y a dejar la cizaña para vivir en reconciliación y hermandad.

Conociendo a nuestro amado pueblo colombiano y ojalá no sea así, que pasa de la euforia al olvido, ojalá, ojalá no se llegue en las próximas elecciones a los versos de la canción descrita. En donde las esperanzas de amor mueran por el sectarismo de falsos líderes, en donde no se pierdan las ilusiones y todo vuelva a ser gris, en donde el Papa no haya sembrado en tierra mala en donde no nazca el amor, el perdón y la reconciliación. Ojalá en las próximas elecciones la euforia papal siga y con profundidad penetre en los corazones de piedra. Ojalá los mensajes de amor, de perdón, de convivencia y no a la cizaña de los falsos que dicen amar a su patria dejen crecer esa semilla y se pueda decir valió la pena sembrar en las vidas de los colombianos.

Ojalá haya sembrado eso de que la religión, cualquiera que ella sea no es para enriquecerse, ni vivir a plenitud, sino de servicio y que los falsos líderes espirituales no deben aprovechar el lucro personal de sus seguidores, por eso dicen que los pastores viven de la lana de sus ovejas. No todos pero si un 99%. Ojalá los mensajes de paz, de convivencia, de humildad, de servicio, de fraternidad, de perdón y muchos otros no queden en tierra mala sino que esa semilla germine en cada uno de nuestros corazones sin distingos de credo, de raza, de nivel cultural y de pronto que germine hasta en los politiqueros e ídolos de barro para que la gente vote a conciencia, con reflexión, pensando en lo mejor para todos. Soñar no cuesta nada pero abriguemos la esperanza de que el Santo Padre no haya sembrado en tierra mala.

Se oye 01: A quienes por correo solicitan los artículos URIBE-PASTRANA: Pareja perfecta y CASTROCHAVISMO: para allá vamos, publicados hace meses, los pueden encontrar en: http//elnuevoliberal.com/

Se oye 02: La pregunta de la ciudadanía por el silencio total del Procurador regional frente a los múltiples asesinatos de líderes sociales, frente a las amenazas de líderes comunitarios y sindicalistas, frente a la desprotección del campo caucano.