Son callejero

HAROLD MOSQUERA

hamosri@hotmail.com

Este es el nombre que en Bogotá Darío Cabrera le ha dado a una orquesta de salsa sui géneris, compuesta por músicos que alcanzaron fama y reconocimiento en nuestro país, pero cayeron en la adicción de las drogas hasta terminar en las calles viviendo en la indigencia. Su productor musical es Roberto Echeverría, quien llegó a tener su propia orquesta, el compositor es Alberto López de Meza un arquitecto y publicista que abandonó a su esposa y su hija para hundirse en las profundidades del océano alucinógeno, el cantante principal es Alberto Cuello, el Halcón, quien fuera conocido como cantante estrella de la música en nuestra Costa Caribe, la percusión está a cargo de Antonio Toño Ortiz y en el piano encontramos a Edgar Espinosa quien fuera timbalero del Grupo Niche y cantante de la orquesta internacional Los Niches.

En el tema Las calles Son Mías, reconocen su condición de indigentes y expresan la forma como se apropian del único lugar que pueden convertir en su hogar en medio del frío de la noche y la soledad. Interpretan El Cantante, que convirtiera en un himno del género salsero Héctor Lavoe y que refiera la tragedia del ser humano que luego de alcanzar la fama con la música se encuentra en la paradoja de hacer alegres los momentos de los demás mientras su vida está llena de infelicidad. Y nadie pregunta si sufro si lloro, si tengo una pena que hiere muy hondo. Recuerdo que en el año 2012 acordamos con el cantante de salsa Hánsel Camacho grabado dos temas en Cali, uno de su autoría titulado: Te mando un beso y el otro de autoría del suscrito de nombre Juancho Costal, cuyo propósito es visibilizar ante la sociedad a esas personas que como los músicos de Son Callejero por cualquier razón terminaron en la calle, alejados de su familia y sobreviviendo sin pensar o soñar el futuro.

Por supuesto ninguno de los dos temas sonó en las emisoras nacionales porque no pagamos por ello la denominada payola, pero pueden verse en YouTube que hasta ahora permite compartir los videos sin costo para quien los produce. El arte suele ser un medio para que muchas personas cambien sus condiciones de vida, gracias a su habilidad o talento pueden lograr el éxito y la fama anheladas. Pero también puede ser un vehículo de alta velocidad hacia la desgracia, como ha sucedido a tantos colombianos reconocidos como nuestro primer campeón mundial de boxeo ‘Kid’ Pambelé, quien derrotó a grandes rivales en el ring, para luego ser noqueado por la adicción a las drogas, igual aconteció con e Moncho Santana quien marcara una época de oro como cantante del grupo Niche llegando a cantar Cali Pachanguero.

Invito a os lectores a ver los videos de Son Callejero y analizar en familia la historia detrás de este fenómeno que quizás pueda ser útil para evitar que se repita con tantos jóvenes talentos que apenas se inician en el mundo de las artes llenos de ilusión sin saber que a la vuelta de la esquina hay un fantasma rondando y esperando para convertirlos en un Son Callejero.