“Retomar la Unicauca como un proyecto público”: Olga Lucía Sanabria

La doctora Olga Lucía Sanabria es la única mujer entre los elegibles como rectores de la Unicauca. Y también la única que es apoyada por el sindicato de docentes.

Reinaldo Hoyos Molina

@comunicauca

Olga Lucía Sanabria fue una activista en defensa del medio ambiente. Después de su formación académica, principalmente en México, llegó al país, especialmente al sur de Colombia, para poner a disposición sus conocimientos, como lo ha hecho en la Unicauca. Foto: Alexander Paloma.

La docente del departamento de Biología y coordinadora del doctorado en Etnobiología y Estudios Bioculturales de la Universidad del Cauca, Olga Lucía Sanabria, es la única mujer en la lista de personas que se presentan como una opción para ejercer el cargo de la rectoría de la Universidad del Cauca.

Ella tiene un posdoctorado en Estudios Multidisciplinarios del Ambiente, pero también ha ejercido una actividad política en el marco universitario, siendo presidenta del sindicatos de profesores universitarios y actualmente secretaria, “es la primera vez que un sindicato respalda una candidatura”, dice. Estas fueron algunas de sus reflexiones y respuestas a las preguntas de El Nuevo Liberal.

Reinaldo Hoyos Molina: Usted ha tenido una trayectoria académica y de investigación amplia, entonces ¿de dónde nace esa decisión de participar como candidata a la rectoría?

Olga Lucía Sanabria: Tengo 29 años de trabajo en la Universidad del Cauca. He tenido una experiencia académica amplia y mucho recorrido en investigación. Pero también creo que los docentes no solamente tenemos que hacer docencia directa, sino también proyección social y ser parte activa de las políticas universitarias. Por eso formo parte de la Asociación Sindical de Profesores Universitarios, donde he sido presidenta y actualmente soy secretaria, porque los docentes también tenemos que fortalecer y defender la universidad pública.

Así que, después de muchas asambleas, prácticamente a última hora, sin dejar de tener por ello una plataforma, me inscribí para ser una de las candidatas. Es la primera vez que un sindicato respalda directamente una candidatura. La experiencia que tengo es amplia, más las necesidades de la universidad y mi capacidad han hecho postular mi nombre.

R.H.M: ¿Cuáles son las ideas principales de su propuesta?

O.L.S: Nosotros hicimos, no una propuesta, sino una plataforma con unos pilares sobre los cuales vamos a trabajar: la autonomía universitaria y la democracia participativa. Con estos dos pilares trabajaremos en tres contextos, el nacional, el regional y el local. El primero, porque somos una de las universidades públicas del país y tenemos fortalezas y necesidades en las que el Estado debe responder. Debemos estar pendientes de las políticas universitarias. En lo regional, por la diversidad de la región cultural o biocultural, pero también por esa gran pobreza social y marginamiento económico, la universidad debe responder al acontecer regional. Y ahora más que nunca con los acuerdos de paz.

Y por último, el contexto local, donde hablamos de la Universidad del Cauca con 189 años con una gran responsabilidad social. En todo esto tenemos que decir que la universidad, al responder a lo externo, debe flexibilizar sus currículos, pensar carreras y programas pertinentes; las prácticas e investigaciones de estudiantes deben ser acordes a la situación real. Sin olvidar la gobernanza que debe ser horizontal pero respondiendo a una real diversidad que tiene la universidad.

R.H.M: Para desarrollar estos postulados, ¿qué acciones ven pertinentes?

O.L.S: Primero, replantear los conceptos de calidad y excelencia, porque esto es estar en condiciones de equidad e igualdad. No es simplemente el sello de excelencia, sino que son recursos como laboratorios de investigación certificados, condiciones dignas para los docentes, infraestructura. Mire, hay una falta de docentes, es necesario regularizar progresivamente la situación de los profesores, administrativos, para que no haya una planta flotante y se pueda avanzar hacia la identidad. Es que la universidad es un trabajadero, no es, como está, misional. Ninguno de los candidatos plantea el marco general, plantean una serie de actividades a seguir, pero dónde está el marco a remover, si nosotros seguimos con el continuamos. El eje es la autonomía y la democracia, y el ejemplo que debe dar la Unicauca.

R.H.M: Usted hacer referencia un poco, pero profundicemos, ¿cuál debe ser el papel de la Alma Mater caucana en el impacto del desarrollo productivo y social del departamento?

O.L.S: Es importante. Aquí tenemos estudiantes que vienen del Putumayo, Nariño, Huila… hay caucanos que no tienen acceso a la universidad. Estamos en una zona con lugares de difícil acceso, donde hay condiciones de pobreza generados en muchos casos por la guerra, hay falta de oportunidades, ese es el impacto que debe tener una universidad como la del Cauca. Por eso los sistemas de investigación deben estar viendo hacia la región, no dentro de los salones, sino que se debe salir. Pero debemos buscar la financiación con los diferentes sectores de gobierno, privados, gremios y demás, para que blinden la universidad, es que nos tienen que ayudar. Es un trabajo conjunto de gana y gana. La proyección de impactar mucho más en la región para cumplir esa deuda histórica que se tiene a través de proyectos pertinentes, currículos y programas pertinentes.

R.H.M: Servirá el escenario del posconflicto para lograr ese objetivo o ¿cuál debe ser el papel de la Unicauca en ese contexto?

O.L.S: Total. La universidad debe hacer los análisis, los estudios, dedicarle tiempo. Pienso que deberíamos hacer un plan de contingencia para el posconflicto porque es un deber de país, se debe apoyar. Pero ojo, esto no es solamente una cuestión de clases y de salones; a la universidad también le deben llegar recursos para nosotros poder mover recursos y estudiantes. Además hay un reto, recibir a las personas que no han estado desde hace mucho con nosotros y que también forman país. Y esa es forma diferente, con otras pedagogías, con otras situaciones, con otros tipos de alfabetismo y que nosotros tampoco sabemos, es decir, ese es otro diálogo de saberes que debemos tener. Las personas desmovilizadas, las mujeres, las familias, la construcción de país total.

R.H.M: Otro de los temas claves de la Unicauca es la reacreditación, ¿cómo está en su propuesta esta iniciativa y, como está la universidad, sí es posible lograrla?

O.L.S: Conociendo otras universidad de Colombia y otras partes, uno puede decir que la Unicauca está totalmente acreditada y que va mucho más allá de lo que podría tener, si tenemos en cuenta la escasez de recursos. El mayor valor que tiene la Unicauca son los profesores y estudiantes, que son los que intercambian conocimientos. Lo mismo los administrativos. Pero a la reacreditación hay que darle mucho más valor agregado, porque casi que ya se volvió algo comercial. Reacreditación debe ser sinónimo de calidad humana y de bienestar. Estamos formando a los nuevos profesionales que deben ser éticos, honestos, deben hacer país y ocuparán cargos públicos. Esta universidad tiene todas las condiciones para hacerlo pero necesitamos mucho más para darle continuidad.

R.H.M: No la puedo dejar ir sin que me dé sus ideas sobre el proceso de regionalización de la Universidad del Cauca.

O.L.S: Debe ser revaluada, porque si bien sabemos que empezó y que fue uno de los grandes objetivos de la administración de Juan Diego Castrillón, al empezar, siempre hay condiciones diferentes, las mismas que han hecho que haya desventajas en el programa de regionalización si lo comparamos con lo que ocurre en Popayán. Casi que hay dos universidades: la universidad de los otros y la Unicauca de Popayán, y pensamos que debe ser una sola. A su vez, debemos fortalecer las posibilidades para que los estudiantes puedan ingresar a nuestra universidad. Sí, hay que seguir, pero hay que analizarlo.

R.H.M: Por último, su mensaje para la comunidad académica de la Universidad del Cauca.

O.L.S: Que podamos realmente llevar una democracia participativa para que nos identifiquemos como universidad pública. Que la fortalezcamos, porque tenemos cada vez menos recursos. Defender la universidad pública es defender el pueblo. No puede ser que la educación en el país a cabio de ser más amplia, disminuya.

Publicidad