¡Proeza latinoamericana…!

GISELLE DELGADO

giseladelgadotejada@gmail.com

Levantar la voz en Latinoamérica no ha sido fácil. Ir en contravía de lo ordenado por el Imperio ha sido la voz que ha permitido la verdadera libertad, quizás más certera que la que alguna vez consiguieran nuestros libertadores. Para la mayoría, para los que no estamos dentro del círculo del juego del poder, nos es difícil comprender una realidad que ya nos han estructurado, armado y vendido.

¿Por qué es tan importante cada que gana un presidente norteamericano, que éste le dé la solvencia y bendición a un país como Colombia? Es extraño pensar que si verdaderamente fuéramos libres y autónomos no sería tan importante la anuencia norteamericana. Y es por eso que la diplomacia se mueva con sigilo y hasta con miedo ante este imperio.

En la historia americana existen ejemplos de países que pusieron límites a los gringos y hasta el día de hoy al Imperio le ha quedado muy difícil franquear la resistencia cubana. Si bien si lo logro cuando el presidente Nixon bombardeó la casa de la moneda para tumbar al presidente Allende. La justificación de Estados Unidos para hacer estos atentados han sido la “defensa de la libertad y la democracia”. Lo más gracioso es que este país que dice promover políticas democráticas es el menos indicado. Nosotros, inocentes, hemos creído, pues nos han hecho creer: que la Democracia es la libertad del voto y el derecho a la libertad privada. Si así fuera, en Colombia todos los ciudadanos tendrían que tener vivienda propia y podríamos hablar de democracia.

Lo que le ha interesado a los Estados Unidos es tener la hegemonía, el dominio y la expansión en el oriente, y con la disculpa de defender democracias, ha matado niños, ancianos e inocentes indefensos en Irak, Siria o Libia. Pero ¿Por qué Estados unidos no tiene ingerencia en el África? Porque está interesado en la energía del petróleo, ya que ésta energía impulsa la producción y la producción el dinero y ese dinero se lo toma el pulpo del norte.

En una escena de televisión “san Obama” lloraba por la muerte trágica de un niño gringo, pero no botó ni una lágrima por los miles de niños muertos o refugiados en Siria, que fueron bombardeados por él mismo. Retomo este tema porque el esfuerzo que ha hecho América Latina, con la Celac ó Unasur, han sido una bofetada a la irónica democracia norteamericana. Estados Unidos con su poder ha tenido en los países latinoamericanos como grandes aliados a las oligarquías criollas y aunque ustedes no lo crean, es este país el que le da el aval y la bendición a los candidatos presidenciales de estos países sub-desarrollados! Los grandes capitales colombianos son los dueños de los medios de comunicación y estos a su vez, son los que venden los presidentes! Y los venden como venden las hamburguesas, los MM o los Adidas; son un producto más para su beneficio.

Si vamos a votar en la próxima campaña presidencial el reto que tenemos es votar por alguien diferente, que conciba una verdadera democracia, que garantice los derechos para todos los ciudadanos sin exclusión alguna y que nuestro voto, No sea aporte para las mafias de la corrupción. Admiro la fuerza y autonomía de países como Ecuador o Venezuela que han podido sostener una economía propia sin necesidad de arrodillársele al Imperio.

Estamos a cuarenta y ocho años de distancia de los años 70’s y el discurso político aún no ha cambiado, pues la realidad sigue siendo la misma.