Víctimas de ‘El príncipe’ de la contratación (con audio)

Hetelmer Escobar Balanta, no solamente tiene sin agua a Tunía desde hace dos años, sino que ahora tiene problemas con la obra que le adjudicaron en Santander de Quilichao: el Centro Regional de Víctimas del norte del Cauca, el cual ya no entregará hoy, como lo prometió en marzo de este año.

Por: Edinson Arley Bolaños
ebolanos@elnuevoliberal.com

000DSCN6018

41.43% es el atraso que presenta la obra, Centro Regional de Víctimas del norte del Cauca, pues según la interventoría esta debería ir en el 85.12%. Aunque se debía entregar hoy, Hetelmer Escobar pidió una prorroga  que le concedieron y la obra se entregará el próximo 31 de octubre.

El mismo “Príncipe” que aún no ha definido su situación militar, que no aparece en la base de datos del COPNIA como ingeniero Agroindustrial, que tiene sin acueducto a Tunía, que le debe al extranjero que hizo la pista de Bicicross en Timbio, que no ha terminado el Centro de Convivencia de Piendamó y que tiene inconclusas varias vías de ese municipio, es el contratista del Centro Regional para las Víctimas del norte del Cauca, un proyecto que vale $536 millones, y el cual fue adjudicado por el alcalde Eduardo Grijalba, el pasado 6 de marzo, tras firmar un convenio con la Unidad Nacional de Victimas.

La historia la conoció El Nuevo Liberal, luego de que la Unidad de Victimas de Popayán, remitiera comunicación a la Procuraduría Provincial de Santander, expresándole varias preocupaciones: que a la fecha la obra presenta un atraso del 41.43%, cuando debería ir en el 85.12%, y que el contratista, Hetelmer Escobar Balanta, está ejecutando la misma con materiales diferentes a los especificados dentro de los diseños aprobados por la Unidad de Víctimas.

El contrato oficialmente vence hoy, pero según lo constató El Nuevo Liberal, se hizo una prorroga y la obra se entregará el próximo 31 de octubre, aun cuando la administración municipal ya le desembolsó a Escobar Balanta, más de $282 millones, es decir, casi el 50% de los recursos. Sin embargo, según el informe de la propia interventoría del proyecto, (JIngeniería construcción – consultoría), remitida al contratista, “el desmesurado atraso presentado genera una incertidumbre respecto a la entrega de la obra”.

Las razones que el Director Territorial Cauca de la Unidad de Victimas, Jorge Arturo Vásquez, expone en la carta que le envió a la Procuraduría, son claras: que “el contratista ha adelantado labores de cerrajería en lo que respecta a cubierta, sin embargo se ha identificado que los materiales no son los especificados por la Unidad de Víctimas”. Asimismo, dice la misiva que conoció en exclusiva El Nuevo Liberal, la cerrajería “no cumple con los diseños en lo que respecta a calibres de perfiles puesto que el perfil solicitado es 120x60x2.5 milímetros y el comprado por el contratista es de 120x50x2 milímetros”.

Ante estas dudas, el secretario de Planeación de Santander de Quilichao, Gustavo Ledezma dijo: “si el informe dice eso, es porque es cierto, eso es tarea del interventor para verificar que cualquier modificación a las especificaciones estén acordes a las normas sismo resistentes y eso es lo que ha hecho el interventor, entonces, en el plano dice permite tanto y el contratista dice, no conseguí ese, conseguí este, el interventor inmediatamente dice que el calculista avale eso. Usted en un techo puede poner, una viga de madera, una viga metálica o una viga de perlín, todas le funcionan, entonces la tarea del interventor es eso, ponerse de acuerdo para que las especificaciones cumplan, y si no cumple con los diseños, que el diseñador estructural le avale la modificación y eso es lo que el interventor continuamente le dice al contratista, presénteme el aval del diseñador para poder que él le dé el aval para continuar la construcción”, puntualizó.

Otra de las razones que hace evidente la preocupación de Vásquez, es que solicitó al alcalde mayor información del por qué el contratista, en la fundición de concretos, no ha utilizado la mezcla aprobada por la interventoría, la cual fue sometida a ensayos para comprobar y corroborar la resistencia de la misma de acuerdo a la norma sismo resistente de 2010.

Finalmente, en el oficio que fue remitido el pasado 20 de agosto, se manifiesta que de acuerdo al cronograma del contratista se debería estar en la etapa de cerrajería y obras exteriores, y que también se hace un llamado para que se tomen medidas frente a la seguridad de los trabajadores en la obra, que según se ha identificado, “ningún trabajador cuenta con elementos adecuados para la protección de accidentes (casco – arnés)”, lo cual fue constatado por El Nuevo Liberal, en la visita que realizó al lugar de la obra el jueves pasado.

0DSCN6014

Así luce el Centro Regional de Víctimas del Norte del Cauca, a pesar de que se debía entregar y que el contratista ya tiene en su poder, casi el 50% de los recursos.

El proyecto Centro Regional de Victimas del norte del Cauca, está ubicado al occidente de Santander de Quilichao, donde también se construirá la urbanización San Luis y al lado de la que será la ciudadela de la Universidad del Cauca. El pasado jueves, cuando visitamos la obra, en el sitio habían: diez trabajadores, un arquitecto y el maestro. Uno de los obreros manifestó que los retrasos de la obra se debía a la falta de materiales que impedían avanzar, incluso, se escuchó al maestro pidiéndole $50 mil al arquitecto para comprar guaduas que hacían falta para los andamios.

Pero eso no solo pasa en Santander, en el municipio de Piendamó, en octubre de 2010, la empresa de Hetelmer Escobar, a nombre de Consorcio Cauca, se comprometió con la Empresa de Servicios Públicos de Piendamó, EMPIENDAMÓ ESP, que en 18 meses estaría el acueducto que abastecería de agua potable al corregimiento de Tunía. Sin embargo, de lo escrito y firmado entre el contratista y el exgerente de EMPIENDAMÓ, Lester Fabio Chacón, se venció el plazo a mediados de 2012, y hoy, según el alcalde municipal a la obra aún le falta el 8% para liquidarla. Lea aquí informe sobre los retrasos de las obras en Piendamó

Así mismo, Hetelmer Escobar contrató con ese municipio el 18 de septiembre de 2013 el “Mantenimiento y mejoramiento de la vía Corrales –Carpintero – Crucero – Carpintero – Caña Dulce –Salinas”, y el plazo del contrato era de cuatro meses, sin embargo, según el líder comunitario, Leider Carbonel, esta es la fecha que ese proyecto que cuesta más de $896 millones, aún no concluye.

Lo mismo ocurre con el Centro de Convivencia del municipio de Piendamó, que se contrató el 29 de agosto de 2013, por más de $1.499 millones, pero a pesar del tiempo la obra está inconclusa y curiosamente en este y en el anterior contrato el único proponente que se presentó a la licitación fue Electroproyectos LTDA, es decir la empresa de Hetelmer Escobar, el mismo que hoy construye el Centro Regional de Víctimas en Santander, el mismo que construyó la pista de Bicicross en Timbio y el mismo que dice , que probablemente, construirá una sede de la Universidad del Cauca en Miranda.

La estrategia del contratista parece evidente. Así lo dejó claro en una conversación que tuvo con El Nuevo Liberal el 14 de marzo de este año: “nosotros estamos siendo los número uno construyendo Centros de Convivencia Ciudadana porque vamos al Ministerio, por ejemplo en Piendamó lo estamos haciendo, yo le digo a un alcalde, –alcalde usted quiere que le traigamos plata, le traemos este proyecto, no me dé un peso porque yo le hago todos los diseños y le bajo la plata–, eso es lo que nosotros hacemos, lo más probable es que en Miranda vamos a hacer la Universidad del Cauca, porque nosotros ayer hicimos la socialización, la presentación con todo el mundo, porque a eso es a lo que nosotros nos dedicamos”, dijo Escobar en ese entonces.

La suma de contratos que El Nuevo Liberal le sumó a ‘El príncipe’, como aún le dicen en Piendamó, asciende a más de $10.250 millones, en proyectos firmados en los municipios de Piendamó, Santander de Quilichao, Caloto, Villa Rica, Guachené y Timbio.

En varios de esos contratos Hetelmer Escobar aparece como único proponente en la licitación y en algunos de ellos ha dejado mal humorado a más de uno, no solo por las obras, sino porque además, les queda debiendo plata a los trabajadores o contratistas.

La pista de Bicicross

Pocos se dieron cuenta en el Cauca que luego de que el municipio de Timbio en 2012 firmara el convenio con el Fondo Mixto para la Promoción del Deporte de Cali, éste contrató a Electroproyectos LTDA, es decir, la empresa de Hetelmer Escobar, ‘El Príncipe’, para que construyera la pista de Bicicross que costó $ 1.200 millones.

La alcaldesa de Timbío, Maribel Perafán, tampoco se dio cuenta, que el mismo Fondo Mixto del Deporte fue el que le quedó debiendo a trabajadores en Cali, según el alcalde Rodrigo Guerrero, más de $4 mil millones, luego de que se hicieran las obras de remodelación del Estadio para el mundial Sub20 de fútbol. Asimismo, el alcalde de Piendamó, Wilson Rodallega, tampoco se enteró de estos antecedentes del Fondo Mixto del Deporte, y el pasado 6 de noviembre de 2013, firmó un convenio por $2.514 millones, para la realización de obras de mejoramiento vial del caso urbano. El aportes básicamente es que el Fondo Mixto aportará $70 millones y el municipio el resto, es decir. $2.444 millones.

Hetelmer Escobar hoy es recordado en Timbio, no porque hizo la pista de Bicicross más importante de Colombia, sino porque la obra que va a completar dos años ya empezó a mostrar grietas que han sido subsanadas con los $8 millones que en los últimos 15 días la alcaldía se ha gastado para cambiar las láminas por donde corren las llantas, y también en pintura para que no se oxiden las estructuras que las soportan.

Pero a ‘El príncipe’, allá también lo recuerdan porque le quedó debiendo dinero a más de un contratista. De hecho, la abogada Lorena Gycel Rojas Gaviria, tiene el poder del señor Jorge Eliecer Valencia Ruiz, a quien Hetelmer Escobar, contrató verbalmente para que le hiciera unos viajes de tierra. La deuda es de $ 8 millones 100 mil y esta es la fecha que ‘El principe’ ni siquiera les contesta las llamadas, y lo único que el Fondo Mixto le ha respondido es que: “le remitiré la solicitud de pago al contratista Electroproyectos LITDA., quien en primer lugar debe evaluar los costos, discriminarlos y aceptar la deuda”, dice la respuesta al derecho de petición de la abogada.

No obstante, el Fondo Mixto sí liquidó el contrato aduciendo que “el contratista cumplió con el objeto contratado, que la obra fue recibida a satisfacción”, y que incluso, de los $1.200 millones que costó la pista, se le quedaba debiendo $257 millones, por obras adicionales al contrato inicial.

Al final del acta de liquidación, el contratista se comprometió con el Fondo Mixto y el municipio de Timbío a no emprender acciones judiciales por la deuda, a fin de lograr el pago definitivo del saldo del contrato.

Todo normal para un contratista que le quedó debiendo, según la abogada Rojas, a Tom Ritzenthaler, el estadunidense encargado de hacer la pista, y quien está buscando abogado para demandar al contratista. Asimismo, al cubano, Rubén García, que alquiló la maquinaria y a quien le adeuda cerca de $45 millones, según le dijo a este diario una fuente del Club de BMX del Cauca.

Arbey Ruíz, entrenador de Bicicross en Timbío, y quien ha asumido la tarea de hacer los arreglos de forma gratuita, dice que a su sobrina que también tiene un restaurante, Escobar le quedó debiendo $900 mil en almuerzos y hasta a la traductora de los extranjeros, Gloria Cecilia López, ‘El Principe’ le quedó debiendo, según consta en un derecho de petición que ella misma le envió a Hetelmer, $ 520 mil.

Lo cierto es que ni los deportistas, ni el Club de BMX del Cauca, nunca conocieron el convenio firmado entre el municipio y el Fondo Mixto, según lo manifestó, Roxana Tacué (miembro del Club de BMX), y que en Timbio aún está la duda de que sí se entregó la obra en su totalidad, porque hasta donde se enteraron, según dice Arbey Ruíz, los planos también mostraban una cafetería, gradería, zona de juegos de niños, de descanso de deportistas, de publicación de resultados y los parqueaderos que quedaban por el lado del coliseo, “sin embargo, ahí no hay nada”.

Por ahora, las víctimas del norte del Cauca, esperan que Hetelmer Escobar y el municipio de Santander, les cumplan para tener el próximo 31 de octubre, el Centro Regional que el gobierno les prometió y que también tendrá Popayán y el Bordo, Patía. Pero también, los trabajadores de la pista de Bicicross, que con humildad confiaron en Hetelmer Escobar, y contrataron verbalmente, esperan que les dé la cara y les pague la plata que el municipio sí giró a los bolsillos de ‘El Príncipe’ de la contratación.

CIFRAS

41.43% es el atraso que presenta la obra, Centro Regional de Víctimas del norte del Cauca, pues según la interventoría esta debería ir en el 85.12%.

$282 millones, es el desembolso que el municipio de Santander le ha hecho a Hetelmer Escobar, de los $536 millones que cuesta el Centro Regional de Víctimas, es decir, casi el 50% del contrato.

$10.250 millones suman los contratos que El Nuevo Liberal le contabilizó a ‘El príncipe’, como aún le dicen en Piendamó, en proyectos firmados en los municipios de Piendamó, Santander de Quilichao, Caloto, Villa Rica, Guachené y Timbío.

¿Cómo consigue los contratos 'El Príncipe' de la contratación?

¿Cómo consigue los contratos ‘El Príncipe’ de la contratación?

¿Cómo consigue los contratos?

La estrategia del contratista parece evidente. Así lo dejó claro en una conversación que tuvo con El Nuevo Liberal el 14 de marzo de este año: “nosotros estamos siendo los número uno construyendo Centros de Convivencia Ciudadana porque vamos al Ministerio, por ejemplo en Piendamó lo estamos haciendo, yo le digo a un alcalde, –alcalde usted quiere que le traigamos plata, le traemos este proyecto, no me dé un peso porque yo le hago todos los diseños y le bajo la plata–, eso es lo que nosotros hacemos, lo más probable es que en Miranda vamos a hacer la Universidad del Cauca, porque nosotros ayer hicimos la socialización, la presentación con todo el mundo, porque a eso es a lo que nosotros nos dedicamos”, dijo Escobar en ese entonces.

Según la hoja de vida que presenta como representante de su empresa Electroproyectos LTDA., Hetelmer Escobar es ingeniero Agro-industrial, sin embargo, en el registro del Consejo Profesional Nacional de Ingeniería COPNIA, este contratista oriundo de Puerto Tejada no aparece con ningún título profesional.

Escuche a continuación las Reveladoras declaraciones de Hetelmer Escobar donde menciona a varios políticos [jwplayer mediaid=”27849″]