Política e incoherencia

OLMEDO GUACA TIMANÁ

olguti503@hotmail.com

Un aspecto básico de la coherencia es practicar lo que se predica. En el caso de la política es ejercer las acciones para las cuales  ha sido elegido o representar a los votantes que han confiado en su representación obvio para los intereses de aquellos que no tienen voz en el congreso-llámese burocracia, mamagallismo, mentirocracia, en el caso de un senador que se la pasa durmiendo plácidamente, el mejor dormidero o lugar de sabotaje del bien público por intereses personales o grupistas como el caso del Centro Democrático, conservadores que todo el tiempo chupan rueda al mejor postor como  las chicas de la esquina en horas nocturnas o grupos mal llamados cambios.

Esta incoherencia de la clase política es un pilar fundamental de la crisis de valores, culturales ideológicos-en el supuesto caso que existieran- sociales, económicos por los cuales parece vamos a seguir estancados por muchos años según los acontecimientos en torno por ejemplo al proceso de paz. Se dice proceso porque es un constructo entre todos y a largo plazo.

Incoherencia quienes ladran sobre la impunidad y tienen cientos de  procesos engavetados por falsos positivos, chuzadas y demás obsenidades de sus gobiernos. Incoherencia de políticos que en un momento de mermelada aprobaron la JEP y luego sabotean las curules para las víctimas de la violencia, llámense conservadores, liberales, de la U quienes dicen representar al pueblo ese pueblo adolorido por años de guerra pero cuando hay oportunidad por la circunscripción especial de que 16 representantes víctimas de esa violencia vayan a clamar y decir la verdad, les cierran las puertas y sabotean su aprobación. Son tan descarados esos políticos incoherentes que irán a pedir votos a las víctimas a quienes les dieron la espalda en la aprobación de su representación. Pero como en locombia hay una enfermedad que se llama pérdida de memoria colectiva, se olvidará de sus traidores y votarán por esos que les negaron la voz.

En este caso el único coherente fue Uribe con sus fanáticos y palafreneros quien siempre ha estado contra todo lo que sea paz y reconciliación, siempre ha defendido su grupo por aquello que no debe saberse el intelectual de los falsos positivos, los ocupadores de miles de hectáreas de baldíos, de chuzadas, de zonas francas, de paramilitares. Hablando de estas últimas bestias humanas, entraron con aplausos al congreso en el gobierno Uribe pero ahora no permiten que entren los desarmados de las farc si la filosofía del desarme es cambiar las balas por la palabra. En ese tiempo se aplaudía a Mancuso, Carlos Castaño, Jorge 40 encorbatados en el recinto de la democracia pero como la política es volátil y dinámica lo que ayer fue un valor hoy no es inmoral.

En fin esta carencia de coherencia entre los políticos y sus votantes, ese pueblo que recibe cada día más impuestos, que desean hablar pero les cierran las puertas de la democracia, va llevando poco a poco a una toma de conciencia de los pueblos y en un mediano plazo se verán resultados.

Se oye 01: Líderes y pensadores políticos entrevistados indican que sería fatal la llegada del Centro Democrático al Cauca pueblo sufrido por la violencia y tener que soportar el terror, las mentiras, el engaño y la cizaña que este grupo fanático desarrolla en favor de sus amos.

Se oye 02: Dónde andará el código de policía nuevo porque deambulan basuqueros chupando en público, gentes orinando en paredes, gente dejando basuras por todas partes, la movilidad totalmente desencuadernada sin ley y sin orden. Paradójicamente cuando la policía presenta resultados el juez los deja libre diciendo que no representan peligro para la sociedad. Hay locombia.