Policía de Tránsito vs. Facebook

patiñoJAIME ANDRÉS PATIÑO CHAPARRO

jaime.patino@gmail.com

La población de Popayán ha decidido revelarse ante ciertos abusos de autoridad de algunos agentes de tránsito que con amañadas acciones deslucen y opacan su uniforme, sus insignias y el verdadero esfuerzo de miles de sus dignos colegas, quienes trabajan por el bien de la comunidad.

Lastimosamente por unos cuantos pagan todos y la honrosa imagen de la Policía Nacional se ve afectada por los corruptos actos de algunos subalternos que buscan su “agosto” en retenes improvisados (sin la debida señalización), reflejando su afán de llenar grúas, como también en algunos casos, propiciando sobornos que recaen en sus verdes bolsillos.

Ahora bien, ¿Qué es lo que está sucediendo?, sencillamente ciertos payaneses se cansaron de los abusos y se aprovechan de la tecnología y de sus herramientas como Facebook, para crear grupos abiertos a todo público que revelan y alertan en tiempo real, cada uno de los retenes de la ciudad, en sus distintas modalidades, para poder evitarlos.

Esta es una respuesta de la ciudadanía ante las malas prácticas policiales, como las de llenar las grúas con motocicletas, haciendo un solo viaje pero cobrando siete o buscar desenfrenadamente una infracción del código de transito donde no la hay con tal de generar un comparendos, tal y como sucedía en la ciudad capital hace poco tiempo, donde se reveló un escándalo por las cuotas diarias que pedía la Secretaria de Transito a la Policía Bogotana en cabeza del General Guatibonza, para obtener más recursos para el distrito a costa de los conductores.

Si bien este es un acto de rebeldía no ilegal, evita que los verdaderos criminales como fleteros, traficantes y demás sean atrapados en las anteriormente sorpresivas redadas, evita que quienes no pagan sus impuestos sean atrapados infraganti, lo que genera gran disminución en la recaudación anual que podría llevar a un déficit no contemplado dentro de un periodo no muy lejano de tiempo.

Lo que nos resta es recapacitar en ciertos puntos. Primero, debemos ejercer operativos policiales bien estructurados y planeados como también auditados, para que no se comentan abusos y se presten para sobornos, la ciudadanía no debe sentirse afectada sino respaldada, accionando fuertes procesos disciplinarios a los agentes que cometan faltas al verdadero propósito de los retenes extralimitándose en sus funciones; segundo, tenemos que generar confianza y entregar una buena imagen a quienes evitan transitar retenes, creando una conciencia ciudadana por medio de una campaña educativa que resalte la importancia de los controles, enseñando los beneficios en seguridad que estos aportan y ; tercero, la labor de los respetados agentes es la de impartir el cumplimiento a las reglas como también el no desafiarlas incurriendo en malas prácticas, no podemos cobrarle por negocio a siete conductores un mismo viaje, la concesión de grúas es un oficio lucrativo que no puede saltarse la normatividad y los entes de control deben ser muy estrictos con ellos, para esto los ciudadanos debemos tomar consciencia y denunciar toda clase de punibles actos por medio de los mecanismos establecidos.

Propongo además que el parqueadero ubicado en el barrio modelo, llamado “los patios”, sea dotado de una cámara que ilustre la entrada de las grúas y la salida de los vehículos, donde se visualice y tenga efecto probatorio toda clase de irregularidad, no solo en el ingreso de grúas llenas de motocicletas, sino también la salida de vehículos en horas no adecuadas, cumpliendo en toda ocasión su estricto protocolo.

Para pedir legalidad debemos ser legales, es un compromiso de todo ciudadano y uniformado, no podemos exigir que nos traten con normalidad si evitamos los controles y retenes, como tampoco podemos pedir que los payaneses respeten las instituciones si estas no les brindan todas las garantías del debido proceso. Debemos construir ciudad por todos los flancos. La cultura ciudadana es deber de todos.