Payanés inventa gotas para recuperar la visión

El oftalmólogo Luis Felipe Vejarano Restrepo desarrolló unas gotas para mejorar la visión en personas que no ven bien de cerca.




Jazmín Muñoz Yela

jaz.ye25@gmail.com

Luis Felipe Vejarano Restrepo, Oftalmólogo.

Luis Felipe Vejarano Restrepo, Oftalmólogo.

Luis Felipe Vejarano Restrepo, es un Oftalmólogo payanés, graduado como Médico Cirujano de la Universidad del Cauca, con especiaizaciones en la Fundación Oftalmológica de Santander, sub especialista en segmento superior en la Fundación Oftalmológica Nacional, entre otros. Este profesional es el creador de las gotas que ayudarán a ver mejor a persona que poco a poco les ha disminuido su visión.

“Hace cinco años y medio empezamos con el desarrollo de unas gotas para evitar el uso de gafas en los pacientes Emétropes, que son los que ven muy bien de lejos, pero cuando llegan a los 40 años sufren de presbicia, o sea que ya no se ve de cerca, lo que hemos desarrollado es una mezcla de productos aprobadas, con las cuales lo que se logro es que no se pierda la visión lejana que es lo más importante, pero que cuando mire de cerca el ojo vuelva y enfoque tal vez no también como cuando tenía 15 años pero que enfoque lo suficiente para que en la vida cotidiana no necesite utilizar anteojos para actividades como ver el celular el computador, entre muchas cosas más”, dijo el oftalmólogo, Luis Felipe Vejarano Restrepo.

Este producto está en estudio de patente en 10 países del alta población, pero es en Colombia donde ya se ha producido resultados reales, a la fecha ya se cuenta con el primer lote de 20 frascos que los produce el laboratorio Evolucia en Bogotá, es un laboratorio especializado, en oftalmología en fórmulas magistrales, y estos primeros 20 serán para los pacientes que participaron del estudio piloto, con el que se demostró la eficacia del producto.

“La idea es mejorar la calidad de vida del paciente, yo las vengo usando hace 5 años y medio y con los estudios que me he hecho a través del tiempo, se evidencia que ahora mis ojos tienen una mejor calidad que hace dos años y tienen un mejor y mayor capacidad de enfoque que hace dos años, cuando debería ser lo contrario porque ya soy dos años más viejo”, dijo el Oftalmólogo.

Este fin de semana en Medellín se realizó un estudio con las gotas un estudio con Ultrabiomicroscopía (UBM), para medir las distancias y los cambios dentro del ojo, los cambios acomodativos, lo que hace el ojo para enfocar, se les midóe antes de aplicar las gotas y dos horas después para ver qué cambios intraoculares tienen las gotas, porque se conoce de los cambios ópticos, pero no los anatómicos.

“En Europa se está desarrollando un protocolo que se llama ‘aleatorizado doble ciego enmascarado’ que significa que se cogen los pacientes al azar, tanto el paciente como el que le aplica la gota no sabe que le está aplicando y con eso se ve los resultados que tienen que ser reales, ese tipo de estudio es el que más peso científico tiene, entonces lo que vamos a hacer es resultados validatorios de este producto para poderlo producir en otros lugares del mundo”, agregó Luis Felipe Vejarano Restrepo.

Ahora se entregarán a 20 pacientes a los que se les va a hacer seguimiento durante un mes, con encuestas de satisfacción dependiendo de cómo se sientan y se manifiesten respecto al anterior estudio, porque ellos participaron en el estudio premilitar y el piloto. Después de estas pruebas se empezarán a producir comercialmente, posiblemente en un mes.

“El éxito de la gota radica en que se aplica en ambos ojos, no daña la visión lejana y hace que recupere la visión cercana, y puedo dar fe de ello, soy el único inventor que usa su producto, no arde no pone los ojos rojos. Para que los pacientes lo puedan adquirir deben ser formuladas las gotas por un oftalmólogo capacitado y autorizado, no se le puede formular a cualquiera, toca identificar que tiene el paciente, por ahora La Fundación Oftalmológica Vejarano ya cuenta con más de 180 pacientes aptos para la gota”, concluyó el Oftalmólogo Luis Felipe Vejarano Restrepo.