BannerFans.com

Nota aclaratoria

El Nuevo Liberal, aclara a sus lectores que en San Juan del Micay existe el ‘Consejo Comunitario Afrorenacer del Micay’, que se conformó hace tres años en esta zona; y el cual en las investigaciones realizadas para escribir el artículo ‘La incesante guerra en el cañón del río Micay’ no se tuvo conocimiento de la existencia de este Consejo. En aras de buscar e informar con la mayor veracidad, nos permitimos compartir el comunicado emitido por este Consejo a raíz de los sucedido con las Fuerzas Militares el pasado 15 de noviembre.

Consejo Comunitario Afrorenacer del Micay pide explicacion

EN RIESGO LOS DERECHOS FUNDAMENTALES Y COLECTIVOS DE LA POBLACIÓN NEGRA DEL CONSEJO COMUNITARIO  AFRORENACER DEL MICAY POR BOMBARDEO DEL EJÉRCITO

 20 noviembre 2016

El día martes 15 de noviembre,  a las 20 horas aproximadamente, personas en el sector de La Soledad, Consejo Comunitario “AfroRenacer del Micay”, territorio ancestral de comunidades negras en el municipio de El Tambo – Cauca, escucharon el impacto de bombas lanzadas desde una aeronave de la fuerza aérea, seguidas del desembarco de tropas de la Tercera División del ejército en helicópteros y posteriormente disparos que la fuerza pública dirigía a una casa donde residía trabajadores de una finca, habitada por población mestiza, perwhatsapp-image-2016-11-19-at-16-01-55o ubicada dentro del territorio solicitado en titulación colectiva por el Consejo Comunitario.

En total fueron lanzadas cuatro bombas, las primeras  a las  19:40  y las otras, de mayor calibre,  más o menos 20 minutos después. Los artefactos cayeron  unos a  20 metros y otro a 5 metros de la vivienda, donde había tres menores de edad. Los residentes de la vivienda señalan que hubo un desembarco de tres helicópteros con tropa del ejército nacional, los cuales dispararon  hacia la casa habitada por población civil, que se tiró al piso.

Según versión de quienes estaban presentes, estos hechos, en los que fueron afectadas 60 personas, no  obedecen a ningún enfrentamiento, ya que nunca hubo disparos desde la casa hacia los militares. Al momento de los bombardeos había tres menores de edad  en la casa, uno de ellos de apenas 9 años. Hubo dos heridos: Duberney Castaño Lasso, oriundo del Caquetá y  quien una bala le rozó e hirió en la cabeza mientras dormía, y otra persona de nombre Juan, herido por esquirlas en la mano. Los heridos estaban durmiendo.  Los disparos hechos desde tierra dieron en el cuerpo del joven, quien cayó al piso y luego se desmayó, siendo auxiliado por el encargado de la casa. Al ejército le fue solicitada ayuda para los heridos y se negaron a prestarla, por lo que estos debieron ser trasladados en una camioneta.

La casa fue allanada e inspeccionada por el ejército que permaneció en ella toda la noche, los que la ocupaban la casa fueron llevados a un rancho al lado, mientras se esperaba la llegada en la mañana de la policía judicial para la revisión de antecedentes.  Al momento de allanar la casa,  el ejército tenía cubiertas las insignias, no presentaron orden judicial alguna y solo se identificaron después de haber llevado a los ocupantes de la vivienda al rancho vecino.  Según reconocieron después, este procedimiento no tenía nada que ver con la presencia de cultivos ilícitos en la zona, sino a la búsqueda de “alguien”.

Cerca de las 09:00 am del 14 de noviembre del 2016, justo después de que la llegado la Policía Judicial, hizo presencia el Consejo Comunitario, como autoridad en el territorio. Al ser informado de los hechos y de las irregularidades en el operativo, exigió al ejército el respeto de los DDHH y les solicitó que guardara distancia de las viviendas hasta que llegara la Defensoría del Pueblo.  Posterior a esto, se presentaron otras personas que se alteraron por la noticia del herido, que presumían había muerto, por lo que el representante legal del Consejo Comunitario medio entre estos y el ejército buscando que las cosas no pasaran a mayores y hasta que llegara la Defensoría del Pueblo. El sargento Flores, al mando del ejército, expresó ante esto que era un secuestro, a lo que el representante legal del Consejo Comunitario, le explico que estaban dentro de un territorio de la comunidad negra y sus funciones como autoridad comunitaria. Frente a esto accedió a permanecer en el sitio.

En la revisión de antecedentes, no todas las personas tenían consigo sus cédulas. Solo una de ellas tenía antecedentes judiciales. Según fue informado a la autoridad del Consejo Comunitario, tenía casa por cárcel en el municipio de Buenos Aire, por el delito de rebelión, pero no era esta persona a la que estaban buscando.whatsapp-image-2016-11-19-at-16-01-46

La policía habló de que quemaría un chongo o laboratorio encontrado en la finca, pero por presión de las personas que habían llegado no lo hizo.

La Defensoría del Pueblo no llego y a las 16 horas  los uniformados fueron recogidos por un helicóptero  y trasladados a dos puntos del territorio del Consejo Comunitario, ubicados en la vereda de Honduras.

EXIGIMOS.

El Proceso de Comunidades Negras, denuncia la renovación de la violencia sobre los territorios ancestrales del Pueblo Negro e insta a las autoridades a tomar medidas en el asunto a fin de garantizar la protección de nuestros derechos colectivos al territorio, a la autonomía y a la identidad.

Exigimos la Implementación Ya de los acuerdos de La Habana entre el Gobierno y las FARC-EP en especial del capítulo étnico, así como la instalación inmediata de la mesa de negociación con el ELN.

La Comunidad Internacional (Comisión Internacional de la Cruz Roja, los países garantes del proceso de Paz con las FARC, MAPP -OEA, Naciones Unidas) debe monitorear estos hechos, informar a la comunidad nacional e internacional y proveer asistencia humanitaria.

Una explicación pública de parte del Ministro de Defensa sobre estos hechos.

 

EQUIPO DE DERECHOS HUMANOS

PROCESO DE COMUNIDADES NEGRAS EN COLOMBIA PCN