Los dividendos de la paz en el Cauca

Se espera que el departamento tenga una participación importante en las inversiones que el Gobierno nacional hará para el posconflicto. Los más optimistas esperan que estos aportes dinamicen la economía de la región y ésta crezca hasta un punto adicional; otros no ven tan viable esta posibilidad.




Cynthia Vanessa Lewis Torres

cynthialewistorres@gmail.com

@cvlewis

El Nuevo Liberal consultó la opinión de diferentes secretarios departamentales, Alcalde de Popayán e investigadores para conocer su perspectiva sobre los dividendos que le dejaría la paz al Cauca. /Fotografía: Suministrada.

El Nuevo Liberal consultó la opinión de diferentes secretarios departamentales, Alcalde de Popayán e investigadores para conocer su perspectiva sobre los dividendos que le dejaría la paz al Cauca. /Fotografía: Suministrada.

En diciembre pasado, el Departamento de Planeación Nacional publicó el estudio ‘Dividendos de la paz en Colombia’ y afirmó que, en la actual coyuntura económica del país, éste podría crecer hasta un 1,9% por encima de lo que lo viene haciendo. No obstante, aunque no hay un estudio regionalizado, algunos analistas caucanos hacen sus apuestas y se atreven a decir que la economía del departamento podría crecer hasta un punto adicional.

No hay duda; hoy la paz se siente cada vez más cerca, y esta proyección se refleja en el optimismo con el que las autoridades del departamento comienzan a referirse a los proyectos que ejecutarán en el marco del posconflicto.

Por eso, el hecho de ser uno de los departamentos que más sufrió el conflicto, lleva a sus habitantes a pensar que el aporte en la paz también debe ser significativo.

El estudio publicado por el DNP afirmó que “el gran dividendo de la paz es la confianza” y que se ésta se vería reflejada a través de dos canales: uno interno, con un aumento de la tasa de inversión y el consumo de los hogares; y otro externo, con mayor inversión extranjera para el país y una mejora en el comercio vía exportaciones.

En el Cauca se unen a esta propuesta nacional, y consideran que las cosas serán mejores al tener un territorio en paz.

“Me atrevería a decir que podríamos estar creciendo un punto por encima de lo que hemos venido creciendo hasta ahora, sin mucha rigurosidad econométrica, estoy convencida de que la paz ayuda”: Alejandra Miller, investigadora y Secretaria de Gobierno Departamental.
El secretario de Desarrollo Económico y Competitividad de la Gobernación del Cauca, Juan Carlos Maya Feijoo, consideró que la paz va unida a un desarrollo integral, por lo que hay “una gran oportunidad para crecimiento económico, pero también para crecimiento humano”.

Según Feijoo, en el departamento ya se siente el buen ánimo en la comunidad, lo que se debe aprovechar en el posconflicto para impulsar el desarrollo caucano con el apoyo necesario y así “no cometer errores del pasado”.

“El que ha vivido la guerra y deja las armas, es un hombre que hay que tenerlo en esta zona del nororiente caucano, y darle los mecanismos para que desarrolle su actividad productiva allí. Mal haríamos en repetir el ejemplo, cuando se dio la desmovilización del M19, donde muchos desmovilizados los trajeron para Popayán y los volvieron taxistas y panaderos; no quedaron ni los taxis ni las panaderías. Habrá que hacer un gran esfuerzo para generar un desarrollo creativo, innovador y de emprendimiento para que esa persona tenga una vocación verdaderamente productiva y sea un generador de empleo y muchas otras cosas, esa es la mirada que nosotros tenemos”, precisó Maya.

Según el DNP, el dividendo de la paz para Colombia se encuentra entre 1,1 y 1,9 puntos porcentuales (pp) de mayor crecimiento económico, siendo la cifra de 1,9 puntos la de la muestra de países con mayores similitudes al caso colombiano.

“Aplicando este resultado a la economía colombiana, se tiene que un dividendo de 1,9 puntos porcentuales adicionales implica una tasa de crecimiento potencial del 5,9% en un escenario de paz, que se basará principalmente en la mayor confianza en el futuro del país”, dijo el director del DNP en diciembre pasado, Simón Gaviria Muñoz.

“Hay diferentes iniciativas en los propietarios y residentes del campo caucano, para volver productivas las tierras que antes no era posible por el difícil acceso”: Mauro Alegría Coordinador para el Cauca de la Corporación Colombia Internacional.
Sin embargo, el jefe de la cartera de Desarrollo Económico y Competitividad del Cauca, no se atrevió a decir cuánto podría crecer la economía departamental porque “tampoco son miles los dejados en armas que van a estar en el departamento, algunos advierten que pueden ser dos mil o tres mil, y eso en pequeñas actividades productivas puede que no genere un impacto en las cifras macroeconómicas departamentales; pero si generan un gran impacto en la tranquilidad social”.

De acuerdo con las más recientes cifras de crecimiento económico nacional y departamental publicadas por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), en 2014 el Producto Interno Bruto del Cauca creció en el 4,3% respecto a 2013, y el de Colombia lo hizo en un 4,6%. Cifras cercanas y distantes a la vez, pues el departamento solo aporta el 1,6% a la economía nacional y en los últimos 15 años este ha sido su mayor aporte.

Por esto, analistas como el profesor de la Universidad del Cauca, Juan Manuel Paz, creen que, en el marco de la paz, el impacto no será significativo para la economía del Cauca “por lo menos en los primeros años”, esto sumado a la alta dependencia que tiene el departamento de la Nación.

No obstante, la economista e investigadora Alejandra Miller, hoy también secretaria de Gobierno departamental, es optimista y cree que la economía caucana puede crecer hasta un punto adicional, pero no deja de considerar las condiciones actuales por las que pasa la economía colombiana en el panorama internacional.

“Lo que pase a nivel nacional nos impacta en el Cauca por la alta dependencia que tenemos. Me atrevería a decir que podríamos estar creciendo un punto por encima de lo que hemos venido creciendo hasta ahora, sin mucha rigurosidad econométrica por supuesto, pero de todas formas estoy convencida de que la paz ayuda; además, se va a dar una inversión nacional a raíz de los acuerdos, se van a generar unos recursos con los que el departamento hoy no cuenta”, comentó Miller.

La dinámica por sectores

Los tres sectores que más aportan actualmente a la economía caucana son servicios sociales, comunales y personales, en los cuales participa toda el aparato institucional, además, hay actividades financieras e inmobiliarias e industria manufacturera. Entre los tres está el 50% del PIB del Cauca y en el marco del posconflicto se le apuesta al dinamismo de otros sectores como el de agricultura, ganadería, silvicultura y pesca y construcción.

De acuerdo con Mauro Alegría, coordinador para el Cauca de la Corporación Colombia Internacional (CCI), y desde donde se ejecutan diferentes proyectos en pro del desarrollo del campo con recursos públicos y privados, en el departamento hoy se siente un ánimo diferente para poner a producir la tierra que en medio del conflicto no se había logrado.

“Hay diferentes iniciativas en los propietarios y residentes del campo caucano, para volver productivas las tierras que antes no era posible por el difícil acceso. En este sentido hay iniciativas enfocadas hacia el cultivo de cacao, hortofrutícola, palma, entre otros productos”, dijo Alegría, quien a su vez precisó que hay algunos inversionistas privados que están a la expectativa de la consolidación del acuerdo de paz con las Farc.

Empero, Alegría también comentó que es fundamental la paz con el grupo guerrillero Eln y otros grupos armados que tienen presencia en el Cauca para materializar estas y otras inversiones.

El coordinador de CCI también comentó que actualmente están a la espera de 60 certificaciones para exportar aguacate Hass del Cauca a Europa, y en este sentido cree que la paz tendrá una incidencia en lo que se refiere al dinamismo de las exportaciones, aunque “no será tan notable ni rápido que se vean estos efectos”.

Así mismo, se espera dinamismo en el sector de la construcción, sobre todo en infraestructura vial para facilitar la comercialización de los productos mencionados, entre otros; sin embargo, aún no se cuenta con un plan que materialice las ideas que están en proyectos estructurados, según el ingeniero José Valencia, director del Instituto Nacional de Vías (Invías) en el Cauca.

“Todavía no nos han dicho desde el Gobierno Nacional cómo operará el Invías en el marco del posconflicto; no obstante, nosotros tenemos preparados los diferentes proyectos de vías nacionales que pasan por el Cauca y requieren de inversión, para el momento en que sean requeridos”, precisó Valencia.

No obstante, Alejandra Miller comentó que la Gobernación del Cauca le presentó hace dos semanas cinco propuestas al Gobierno Nacional, a través del Ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, y del Ministro del Posconflicto, Rafael Pardo, para ejecutar antes de la firma del acuerdo y así preparar al departamento para lo que viene.

El foco sería en: mantenimiento de vías terciarias, para fortalecer los mercados; avanzar en materia de desarrollo agropecuario “con acceso al crédito, asesoría técnica, dotación de elementos y semillas”; desminado humanitario escolar, “hemos detectado 22 escuelas del departamento en alto riesgo por minas alrededor”; fortalecimiento de las Juntas Comunales; y las casas de justicia móviles, es decir, parte de la situación grave es que la justicia no llega a todo el territorio. Para esto se requeriría una inversión que asciende a los $200 mil millones.

Por su parte, en la Alcaldía de Popayán se tiene claro que la apuesta para la paz será el fomento del emprendimiento. El jefe de la Administración Municipal, Cesar Cristian Gómez, aseguró que en el marco de la paz se podría realizar una inversión de aproximadamente $8.000 millones en el primer año para fomentar ideas de negocio, fortalecer empresas existentes y atraer nuevas a la capital caucana.

Valorización de tierras

Este es uno de los temas que esperan con la firma del acuerdo e incluso ya ha empezado a materializarse; por ejemplo, una casa ubicada en el municipio de El Tambo que hace un par de años se vendía en menos de $100 millones, hoy su precio de venta supera los $200 millones.

Al respecto, el economista e investigador sobre la estructura de la tierra en el Cauca, el profesor Juan Manuel Paz, comentó que históricamente la tierra se le ha tomado como un proceso de especulación financiera, la gente acumula tierra durante varios años para después tener una rentabilidad.

Paz también comentó que las propiedades en Colombia tienen un impuesto predial muy bajo, lo que no ha permitido un desarrollo o crecimiento económico porque sus dueños prefieren tener esas tierras ahí y pagar impuestos relativamente bajos para no producirlos.

“En las conversaciones en La Habana, una de las cosas que se ha planteado es que se haga primero una actualización catastral y segundo, un incremento en la parte impositiva en los prediales; en función de ayudar a los municipios como obligar a los propietarios a explotar la tierra, al menos para que alcancen a pagar los impuestos; no obstante, en términos de valorización es muy difícil decir lo que pueda pasar”, agregó Paz.

Sobre el tema, El Nuevo Liberal intentó conocer la posición del Instituto Agustín Codazzi y entender cuál podría ser la situación específica en el Cauca, pero hasta el cierre de esta edición no fue posible.

Los dividendos de la paz a nivel nacional según el DNP:

La tasa de inversión es la variable que más impacto positivo tiene con un acuerdo de paz y se convierte en el motor del crecimiento económico. El dividendo obtenido es de 5,5 puntos del PIB de aumento en la tasa de inversión. Esto permitiría que Colombia alcance una tasa de inversión cercana al 35% del PIB en el largo plazo.​

La tasa de ahorro de la economía se incrementa, ya que con un mayor crecimiento económico mejora el ingreso disponible de toda la economía. El dividendo obtenido es de 2,4 puntos del PIB de aumento en la tasa de ahorro. Esto permitiría que Colombia alcanzara una tasa de ahorro cercana al 26% del PIB en el largo plazo.

Duplicar el PIB per cápita en menos de diez años, consolidando a Colombia como un país de ingreso medio-alto. Esto permitiría alcanzar un ingreso per cápita de US$12.000 en el largo plazo, frente a US$6.800 actualmente.

Se espera alza de la Inversión Extranjera Directa (IED), con un dividendo que se refleja en un aumento de 3,3 puntos del PIB. Esto permitiría alcanzar US$36.000 millones de IED en el largo plazo, frente a US$12.000 millones de hoy.

Habrá un incremento de la apertura y dinamización de las exportaciones con una mayor oferta de bienes y servicios para el comercio internacional. El dividendo es de 6,4 puntos del PIB adicionales de exportaciones, lo que le permitiría a Colombia alcanzar los US$65.000 millones sostenidos en el largo plazo.

Se espera un fortalecimiento profundo del crecimiento en los sectores de agricultura e industria. Los dividendos para estos sectores son de 1 punto porcentual de crecimiento adicional en el largo plazo.

El sector de la construcción continuará jugando un papel fundamental en el posconflicto. El dividendo es de 4,4 puntos adicionales de crecimiento en el largo plazo.

Opine

Alejandra MillerALEJANDRA MILLER:

“No sabemos cómo será el modelo de implementación, pero estando el Ministro Pardo ahí, lo que supone es que se pueden canalizar unos recursos interesantes para la inversión en el departamento, todo esto por supuesto jalona eslabonamientos positivos para la economía”: Alejandra Miller, secretaria de Gobierno.

Juan Manuel PazJUAN MANUEL PAZ:

“La participación del Cauca en el PIB es del 1.6, entonces con esa serie de problemas estructurales yo no creo que la participación en el PIB se manifieste en cifras que valgan la pena. Aunque, yo sí creo que en los primeros años va ser absolutamente marginal el crecimiento”: Juan Manuel Paz, docente e investigador.

Juan Carlos Maya FeijooJUAN CARLOS MAYA FEIJOO:

“Creo que habrá que hacer un gran esfuerzo y generar un desarrollo creativo, innovador y de emprendimiento para que ese dejado en armas tenga una vocación verdaderamente productiva y sea un generador de empleo y muchas otras cosas, esa es la mirada que nosotros tenemos”: Juan Carlos Maya Feijoo, secretario de Desarrollo Económico y Competitividad del Cauca.

Cesar Cristian GómezCÉSAR CRISTIAN GÓMEZ:

“Se abriría una gran senda de oportunidades para Popayán dado que habrían grandes posibilidades de argumentar la consecución de recursos que nos permitan disminuir la gran brecha de inequidad que existe en nuestro municipio”: Cesar Cristian Gómez, alcalde de Popayán.

Mauro AlegríaMAURO ALEGRIA:

“Inversionistas privados han mostrado el interés de invertir en el Cauca en el marco del posconflicto… Ya se ve la iniciativa de la gente por poner a producir su tierra cuando antes no lo hacía por temor”: Mauro Alegría, coordinador para el Cauca de Corporación Colombia Internacional.