Líderes sociales y defensores de derechos humanos desamparados en Cauca

Esta semana que empieza habrá un Consejo de Seguridad de alto nivel citado por la Defensoría del Pueblo. El Nuevo Liberal analiza la grave situación.

Así fue el entierro de Yimer Chávez Rivera, encargado de coordinar la guardia campesina y popular en el corregimiento de Frontino, en la Sierra Cauca. Este líder de 31 años de edad que fue asesinado el pasado 16 de octubre por hombres desconocidos. /Fotografía: Suministrada

Así fue el entierro de Yimer Chávez Rivera, encargado de coordinar la guardia campesina y popular en el corregimiento de Frontino, en la Sierra Cauca. Este líder de 31 años de edad que fue asesinado el pasado 16 de octubre por hombres desconocidos. /Fotografía: Suministrada

Fabrit Cruz

cruzimania@gmail.com

Las cifras de asesinatos de lideresas y líderes comunitarios en Cauca preocupan. En los últimos dos meses se han presentado ocho asesinatos, y se han registrado tres atentados. Un hecho que hace contraste con la dinámica que vive el país, mientras en las grandes capitales se promueven marchas a favor de la paz y la salida negociada al conflicto con las dos guerrillas colombianas más antiguas, en los territorios alejados de esas grandes urbes, sigue el asesinato de líderes comunitarios, como pasa en los territorios del departamento.

Incluso que en la actualidad no haya un debate sobre la violación de Derechos Humanos, hace parte de esa misma dinámica, donde la atención está centrada en los procesos de paz, uno que ya se firmó y está en un limbo político, y otro atascado por falta de voluntad política, en la liberación de secuestrados.

Con ese panorama, cumplir el “trabajo de base” como le llaman las organizaciones sociales, a la labor que realiza cada líder o lideresa en los territorios no es tarea fácil. Son varios los factores que se conjugan para que las personas que asumen una responsabilidad de cara a las comunidades no se sientan tranquilas.

Guido Albán Rivera, integrante de la coordinación regional del Comité de Integración del Macizo Colombiano (CIMA), y quien además labora en el área de derechos humanos de la Red por la Vida y los Derechos Humanos del Cauca, explica uno de ellos: el enemigo sin rostro.

Hay líderes que dicen ‘nos toca retirarnos de esos liderazgos’, pues quienes están ejecutando esos asesinatos en contra de los líderes, no es alguien visible. Es un ente desconocido que hoy te amenaza, mañana cumple la amenaza de una forma sucia,  por ejemplo el sicariato”, dice.

Esa modalidad fue la que cobró la vida de Yimer Chávez Rivera, encargado de coordinar la guardia campesina y popular en el corregimiento de Frontino, en la Sierra Cauca.

Chávez Rivera pertenecía a la Organización para el Desarrollo Urbano y Campesino (ORDEUCA). En ese mismo sentido, se presentó el atentado, fallido por suerte, en contra del líder social y miembro de la Marcha Patriótica, Esneider González, en el municipio de Corinto. Ambos hechos registrados hace menos de 15 días, al sur y norte del departamento, respectivamente.

Hay otros factores como el narcotráfico, el control de los cultivos ilícitos, la defensa del territorio, y hasta grupos armados al margen de la ley que siguen amenazando a los activistas sociales.

La secretaria de gobierno, Alejandra Miller Restrepo, es consciente de ello, “sabemos que en los territorios se conjugan diferentes factores de riesgo no solo al ejercicio de los mismos líderes, hay también temas como el narcotráfico y la minería ilegal, entre otros”.

En números
8 asesinatos se han presentado en los dos últimos meses en el Cauca. Ya son 3 atentados contra líderes sociales. A la fecha hay 8 líderes están amenazados por rechazar la minería ilegal.

Esta semana se dio la aparición de unas siglas alusivas a las Autodefensas Unidas de Colombia, lo que ha generado temor en los habitantes de las veredas Calandaima y Desbaratado, zona rural del municipio de Miranda, sitios donde se registraron los letreros.

A principios de año circularon en el norte del Cauca, dos panfletos firmados por la banda criminal los Rastrojos y en los que se les advierte que están “en la mira” a ocho líderes sociales que se han caracterizado por la defensa del territorio y el rechazo a la minería ilegal que devora el medio ambiente. Uno de ellos es Alexis Mina, quien incluso  instauró una tutela en la que reclamaba mejor protección, pero la Sala Jurisdiccional Disciplinaria del Consejo Seccional de la Judicatura del Cauca “se valió de su hermenéutica jurídica para negarla”, denunció el periodista y columnista de El Pueblo de Cali, Jair Villano.

Las esperanzas del respaldo de la Unidad Nacional de Protección en el Cauca son mínimas. La semana anterior, varios diputados exigieron mayor compromiso por parte de esa entidad, incluso el asambleísta. Eduard Navia hizo entrega del botón de pánico y un chaleco, como forma de protesta, ante la falta de respaldo para cumplir su labor en los municipios apartados del departamento.

¿Por qué no hay estadísticas unificadas?

El tema de las cifras o seguimiento a la vulneración de los derechos humanos en el departamento también es complejo. En el momento cada organización social hace su propio seguimiento, lo mismo hace cada entidad estatal. Eso dificulta obtener una cifra consolidada que ayude a analizar mejor el problema.

Según un informe reciente de la Defensoría del Pueblo. Las cifras de asesinatos de lideresas y líderes comunitarios en Cauca son alarmantes. Entre el 26 de agosto y 13 de septiembre del presente año, se han presentado siete homicidios y dos atentados contra líderes comunitarios. Entre los lugares están los municipios de Almaguer, Sucre y Corinto. En estas estadísticas está por fuera un asesinato y un atentado, en La Sierra y Corinto, respectivamente, presentados hace menos de quince días.

En consecuencia, es difícil  la labor que cumplen los líderes y lideresas en el Cauca, de ahí que sea necesario el debate para buscar las medidas que eviten que más personas que cumplen un papel como líderes, sigan siendo asesinadas.

La Mesa de Garantías

Esta semana hubo sesión departamental de la Mesa de Garantías que es una mesa de diálogo entre las defensoras y defensores de derechos humanos, gobierno del Cauca y Gobierno Nacional. Un aporte importante desde la petición de las mismas organizaciones, pues allí se establecen lineamientos para la protección y prevención de los líderes y lideresas.

Definimos que vamos a establecer una misión de verificación; está por definir el lugar donde vamos a ir. Vamos a trabajar con tres mesas técnicas, una de investigación con Fiscalía y Policía, otra de protección con la Defensoría del Pueblo y la Unidad Nacional de Protección y otra de prevención que está por trabajar con la Procuraduría y Defensoría. En cada una de ellas vamos a definir los casos y las estrategias”, expresó Alejandra Miller, secretaria de gobierno departamental.

Y aunque esas sesiones son importantes, pues permiten establecer estrategias y debatir mecanismos, es necesario que haya mayor compromiso de parte y parte para que se mantenga un mayor dinamismo, como lo han aceptado voceros de las organizaciones y de la institucionalidad.

El nuevo Defensor del Pueblo, Carlos Alfonso Negret Mosquera, quien hace nueve días visitó Corinto, expresó que la situación que viene sucediendo con los líderes y defensores de derechos humanos en Cauca es de atención: “Luego de una sesión del Grupo de Trabajo para el seguimiento al tema de homicidios y amenazas a líderes de Derechos Humanos, y tras la gestión de la Defensoría del Pueblo, quedó establecido que la próxima semana se llevará a cabo en el departamento del Cauca un Consejo de Seguridad que contará con la presencia de autoridades locales, el Gobierno nacional y la fuerza pública para buscar una solución a la situación de riesgo en la que se encuentran habitantes y líderes comunitarios”.

Se está definiendo si será en la capital del departamento o en municipios como Corinto, al norte del Cauca. En esta reunión se espera, además, la presencia del caucano Negret Mosquera y la participación del Ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, además de la participación de Ongs.


Hay líderes que dicen “nos toca retirarnos de esos liderazgos”, pues quienes están ejecutando esos asesinatos en contra de los líderes, no es alguien visible. Es un ente desconocido que hoy te amenaza, mañana cumple la amenaza de una forma sucia,  por ejemplo el sicariato”, Guido Albán Rivera, integrante del CIMA.