Las cosas a su destiempo

JORGE ALONSO RUIZ MORALES

jorge.ruiz@corficolombiana.com.co

 

Siempre me ha causado curiosidad todo lo que se considera pasado de moda o viejo, que también contrasta con lo que, digámoslo así, es pasado de moda a propósito, o vintage, que llaman ahora. Puedo llegar mañana al trabajo con un peinado hongo o con unos pantalones anchos de bolsillos a los lados y para algunos puede ser pasado de moda pero para otros puedo lucir totalmente vintage y hasta adelantado. Lo anticuado que se vuelve novedoso.

Hablando de todo esto, me causó bastante curiosidad algo que ocurrió hace poco. No diré nombres, no mancharé el nombre de nadie, no lanzará a nadie a la ignominia ni al ostracismo, solo diré que en las dos historias que vienen a continuación un protagonista es hombre y el otro es mujer. ¿Edades? No importa, ya lo pueden ir ustedes averiguando.

La primera protagonista, mujer moderna y a la vanguardia. Pista: al decir mujer no me refiero necesariamente a una adulta, solo me refiero al género femenino. Fue muy curioso porque le pregunté por una canción de Katy Perry que acababa de oír. Ella, ya les había dicho que muy a la vanguardia, dijo que esa canción era viejísima, le extrañaba que yo no la hubiera oído antes. Ok, me quedé pensando, averigüé y la canción había salido hace cuatro meses. Apunten por ahí, hace cuatro meses. Claro, en un mundo con una información tan ágil se gestan las condiciones para que cuatro meses represente mucho tiempo. Le oí pronunciar la frase “porqué escuchas eso tan viejo”. Me causó algo de risa y continué mis quehaceres, mi multitasking. Puse, entre otras, canciones viejas, nuevas y comí manimotos.

Al cabo de unos cuantos días, la misma protagonista estaba viendo una película. Le dije muy cordialmente mientras le acariciaba la cabeza: “¿qué ves?” a lo que ella respondió “The Breakfast club”. Ok. Me remonto a Wikipedia y veo que es la famosa película que marcó una generación, filmada en 1985, hace 32 años. Apunten, hace 32 años. Muy bacana por cierto. ¿Película vieja o vintage? ¿Estaría esta mujer  pasada de moda o está antes a la vanguardia? Solo le dije que la quería mucho y continué con mis quehaceres.

Luego pasemos a la otra historia. Remontémonos a un hombre de mediana edad, estatura estándar, un hombre de poca barba que me vio la otra vez hablando sobre las primeras películas de los Vengadores. The Avengers. Pongámosle que la primera película fue lanzada en 2012. El muchachón me dijo que qué película tan vieja y tan mala. Lo de mala es relativo y lo de vieja aún más. Le argumenté que quería verme la primera película para entender un aspecto ahí, un aspecto que ahora luce irrelevante. Me sentí casi como un criminal por haberme visto una película de 2012.

Rueda la película y pasa el tiempo. Estábamos rumbeando un día y ese mismo muchacho andaba bailando la música que ponían en la discoteca. Nada más viejo o vintage que el término “discoteca”, por cierto. Digamos entonces que era un club, un venue, un antro o un rematadero. Vaya sorpresa me llevo cuando en medio de la mezcla, el DJ toma la decisión de poner una de las canciones más trilladas, iteradas, machacadas y pisoteadas de la historia.

Miro para mi derecha y está él ahí haciendo piruetas con sus brazos, a manera de letras. Veo que hace como una “Y”, una “A” y así sucesivamente. Está feliz vociferando y haciendo la mímica de “YMCA”. Busco nuevamente en Wikipedia y veo que la famosa e iterada YMCA fue lanzada en 1978. Apunten por ahí, en 1978. Hace 39 años. Me causó curiosidad la ambivalencia.

Solo sonreí y continué con mis quehaceres.