La Fiesta de Reyes, más aplausos que críticas

La ciudad retorna a su cotidianidad, después de la realización de la III versión de las Fiestas de Reyes.

Jazmín Muñoz Yela

elnuevoliberal.popayan@gmail.com

Con la realización de la Fiesta de Reyes, se da pasó oficialmente al año 2018 en la ciudad de Popayán. Estas fiestas dan inicio a un año lleno de metas, esperanzas, objetivos y propósitos llenos de fe.

En los tres días de celebración que vivió la ciudad, se dio un espacio de esparcimiento, reconocimiento y de reencuentro con nuestras tradiciones y costumbres, que dejan revitalizados a cada uno de sus habitantes para empezar de lleno el 2018. Eso sí, hay muchas cosas por mejorar en especial, el de posicionarlo como una fiesta tranquila intentando también implementarla en muchos otros sectores de la capital caucana.

Balance general

“Hay un balance muy positivo, las personas pudieron salir a disfrutar de todos los eventos que programamos los días 5, 6 y 7, los disfrutaron con mucha tranquilidad y calma. Las zonas de juego estuvieron funcionando Valle del Ortigal, Parque de la Salud y Bello Horizonte, y la que más afluencia de gente tuvo fue el Parque de la Salud, allí las personas estuvieron disfrutando de los artistas locales, los juegos y los diferentes eventos que les programamos”, resumió Janet Sotelo, secretaria de Cultura y Deporte.

Ya se dieron ganadores de las carrozas, tanto de los participantes el día cinco, como del día seis. En el transcurso de la semana, la secretaría dará a conocer los ganadores de las carrozas, tanto del desfile como de reyes y un balance general de lo todo transcurrido.

Gasto del agua

“En esta fiesta hay muchos aspectos a resaltar entre ellos la disminución del uso del agua, nos informaban del acueducto, que antes de las fiestas se gastaban 20 litros de agua, en este momento la reducción del gasto del agua ha sido al máximo, sobre todo la pertinencia que está teniendo la comunidad alrededor de disfrutar las fiestas de otra forma”, agregó Janet Sotelo.

Las Tarimas culturales fue uno de los espacios donde personas de diversas edades, principalmente de la tercera edad pudieron admirar los eventos y toda la programación de encuentro de tríos y chirimías, ellos también lograron disfrutar en calma.

Ya en el otro lado de la crítica, para muchas personas faltaron las actividades de tipo deportivo, lo que según ellos, le darían mayor inclusión a la población que practica alguna actividad muscular.

De igual forma, las asociaciones de coleccionistas de música de la ciudad lamentaron que el Encuentro de Melómanos se hubiera excluido de la festividad. Aseguran que gran cantidad de personas que disfrutan el escuchar música en vinilo y el compartir alrededor de un tema musical de antaño, se perdieron de esta actividad y se sintieron excluidas de las fiestas.

Respeto por la norma  

“Hubo algunos que no acataron la norma, pero fueron pocos. Se presentaron algunos juegos fuera a las zonas de jugo, pero la mayoría se ciñeron a lo estipulado por la Alcaldía. La cultura ciudadana es de destacar, porque se aceptaron las diferentes solicitudes que se hicieron desde la administración municipal y desde la policía para jugar con calma. El respeto con el que se desarrollaron las fiestas, fue ejemplar porque las personas que no querían jugar no fueron influenciadas”, indicó Janet Sotelo, secretaria de Deporte y Cultura de Popayán.

Las restricción para las motos fue un punto que destacó tanto la ciudadanía, como la misma administración, porque el no tránsito de estos vehículos le permitió a la organización de las fiestas usar mejor sus espacios y a la ciudadanía, tener más tranquilidad a la hora de transitar sin prevención por accidentes de estos automotores.

La funcionaria resaltó el trabajo de los artesanos de los distintos eventos, asegurando que “lo hicieron con el corazón y el apasionamiento que le imprimieron a las carrozas, comparsas y disfraces.