Emprendedores, rostro de la economía de un país

Saulo Bravo GarciaSAULO BRAVO GARCÍA PhD

Director Centro de Innovación y Emprendimiento de la USC

En un estudio de caso realizado en Colombia con relación al tipo de emprendedor que puede llegar a un sito de incubación se reveló que son de orientación al conocimiento y las innovaciones estos permanecen a la vanguardia de las tecnologías.

Los emprendedores no deben sentir temor al pertenecer a procesos de incubación puesto que éstos son generadores de valor agregado, en un estudio que se realizó en Parquesoft se constató el deseo de ser innovadores dando respuesta a los mercados, siendo relevante el nivel educativo como se demuestra en los siguientes resultados.

En el nivel educativo del gerente se les indagó por la formación académica del gerente, a lo cual mencionaron que el 10% tienen estudios técnicos, mientras que el 55% cuentan con una formación profesional y un 31% han realizado un postgrado. En conclusión, los gerentes de estas compañías especializadas en tecnología, tienen una mayor formación académica, un 86% con formación profesional y otros gerentes con estudios más avanzados como posgrados, lo que permite interpretar que entre más específico sea el sector mayor deberá ser la formación académica de sus gerentes.

Kjellman y Ehrsten (2005), consideran que la iniciativa empresarial debe formar parte de los planes de estudio, haciendo énfasis especial en el entrenamiento social e intuitivo en este caso la orientación del emprendedor tiende a la investigación y a la innovación tecnológica.

Por otro lado, en un estudio para medir el nivel de competitividad de las PYMES se les preguntó a 85 empresarios que no estaban en un contexto similar se contactó que tan solo el 12% de los empresarios encuestados tiene un nivel de posgrado. El 35% de ellos es profesional, el 39% es bachiller y/o técnico y el 14% restante es tecnólogo, mostrando una variación entre un contexto y el otro lo que indica que el tipo de emprendedor incubado puede llegar a tener mejores resultados competitivos que los que no lo están, no obstante en este estudio se tuvo en cuenta el tipo de empresa que este emprendedor prefiere tener y arrojó los siguientes resultados con relación a las preguntas que permitieron ubicarlos en un tipo de emprendedor, el 36% mantiene una base relativamente estable de productos/servicios y mercados, mientras que al mismo tiempo desarrolla y forma selectivamente nuevos productos/servicios y mercados tratando de imitar a las empresas que ya lo desarrollaron y tuvieron éxito actualmente.

Esto es consecuente con el tipo de emprendedor de Casson, (2009) quien lo identifica en su estudio como fundador gerente propietario y afirma que los empresarios son el rostro humano de la economía de mercado. Establecen relaciones continuas con el mercado y fomentan la Innovación.

El 31% de estas manifiestan que ofrecen un conjunto relativamente estable de productos/servicios para un mercado relativamente estable y no están interesadas en las modificaciones, sino que se concentra en la mejora continua del trabajo dentro de su campo de actuación. Este es un tipo de emprendedor orientados al control consecuente con Kirkwood (2009) quien concluye que este tipo de emprendedor desea un crecimiento empresarial controlado.

Alrededor del 21% en cierta forma suele realizar cambios y mejoras en los productos/servicios y mercados con relativa frecuencia tratando de ser la primera en desarrollar nuevos productos/servicios, aún con el riesgo de que estas innovaciones no tengan éxito. Se asemeja al emprendedor de Zhao et al. (2010) como Gerente ejecutivo innovador de relaciones, su personalidad es un elemento importante en el espíritu empresarial y el empresario es un factor positivo en la economía pero el fracaso puede afectar la economía. Y el 12% restante actualmente no cuenta con un área de producto-mercado duradera y estable actúa forzada por las presiones del entorno y de la competencia, factor muy poco alentador a nivel de las organizaciones, este emprendedor se identifica con las afirmaciones que hacen La fuente y Salas (1989) del emprendedor de tipo artesanal motivado por la naturaleza del trabajo, busca independencia y desafíos aunque posee poca educación y experiencia.