El lío con los estudiantes y docentes ‘fantasmas’

Las autoridades locales rechazan los resultados de la auditoria. El Ministerio de Educación anuncia suspensión de giros.




Reinaldo Hoyos Molina

comunicauca@gmail.com

La Ministra de Educación, Ginna Parody, junto con los encargados de dirigir la auditoría, dio a conocer estos datos que tienen como uno de los protagonistas al departamento del Cauca. Foto: Suministrada.

La Ministra de Educación, Ginna Parody, junto con los encargados de dirigir la auditoría, dio a conocer estos datos que tienen como uno de los protagonistas al departamento del Cauca. Foto: Suministrada.

El Ministerio de Educación dio a conocer los resultados de la auditoria que se le realizó a 36 secretarías de educación en todo el país. El resultado es que hay varios estudiantes y docentes ‘fantasmas’. Es decir, que al parecer, registrados pero que no se encuentran en los establecimientos educativos. En este informe el Cauca mostró una de las cifras más altas.

En la gráfica dada a conocer por la ministra Ginna Parody, se enseña que en el departamento existen 11.123 estudiantes adultos; 9.471 menores y 258 docentes registrados, pero que no aparecen en los establecimientos educativos a los que estaban asignados.

Una cifra compleja para un departamento que está en apuros en materia de cumplimiento de la calidad educativa, sobre todo por la falta de docentes en zonas rurales.

Por este motivo, Parody explicó que se ordenó no girar $150 mil millones en todo el país, que sería el costo total que cubriría a los docentes fantasmas que, según la auditoria, se encontraron. De ese monto aún no se sabe cuál es el dinero que dejará de llegar al departamento.

Algo parecido pasaría con la secretaría de Educación Municipal, en donde existen 628 estudiantes adultos; 1.143 menores y 73 docentes que estarían como calidad de ‘fantasmas’.

Ante estas cifras el secretario de Educación del Cauca, Elías Larrahondo, explicó que está de acuerdo con el proceso de auditoría, pero no con el resultado final. “Se presentaron problemas tales como que se realizó cuando los estudiantes estaban de vacaciones; que no se logró la información como debería tenerse; no se tuvieron en cuenta a los estudiantes que sí estuvieron, pero que se retiraron y no encontraron documentos de algunos estudiantes”, aseguró.

Por lo que desde un comienzo, según manifestó, dejaron claro en el acta que no estaban de acuerdo con la metodología llevada a cabo; por tanto, no compartían los resultados.

Ante esto decidieron realizar un proceso que podría considerarse alterno en donde la entidad departamental y los rectores de las instituciones recogían toda la información necesaria. “Por eso no estamos preocupados porque tenemos todos los documentos pertinentes para demostrar que los estudiantes y los docentes sí existen”, explicó el funcionario al ser cuestionado sobre los dineros que están suspendidos momentáneamente.

A pesar de las posiciones, lo cierto es que la duda persiste y más cuando hablamos de recursos cuantiosos que son destinados a uno de los derechos fundamentales como lo es la educación. “El dinero que se destina para la educación de nuestros niños y jóvenes no es para hacer negocio, ni para lucrarse”, puntualizó la Ministra de Educación.