BannerFans.com

El ‘Inspector Todelar’, 50 años de reportería

Juan Manuel Montilla, toda una vida haciendo periodismo radial. Ejerce desde que era un adolescente.

Juan Manuel Montilla Echavarría es uno de los periodistas activos más veteranos en la capital caucana; lleva más de 50 años ejerciendo la reportería radial. / Alexander Paloma – El Nuevo Liberal.

Por Laurentino Tello Narváez

Jefe de Redacción Diario El Nuevo Liberal

El ‘Inspector Todelar’ fue un remoquete muy famoso en los años 80 y 90 del siglo pasado. Además, todos conocían su relación con la Voz de Belalcázar, emisora radial que tuvo gran auge en la ciudad. Detrás de dicho personaje estaba Juan Manuel Montilla Echavarría, un veterano periodista reconocido entre el colegaje por el peculiar ‘deje’ en su voz.

Montilla, que cuando está aire se escucha de forma fluida y audible, se ganó a pulso el respeto de reportero nato, de aquellos que literalmente se le meten de frente a la noticia. Con ese desparpajo para lograr llegar hasta el protagonista de sus reportajes, este payanés con más de 50 años en el periodismo ha entrevistado a presidentes de la República, ministros, embajadores y toda clase de personajes de la vida nacional, eso sí, sin dejar a un lado los personajes locales al igual que los ciudadanos ‘de a pie’ que para él también son parte de la noticia.

Su entusiasmo por la reportería nació cuando aún era un estudiante del colegio Champagnat con una emisora radial de la ciudad de Cali. En aquel entonces, a comienzos de los años 60 en el siglo pasado, su contacto con Radio Uno, de la cadena Todelar, comenzó por el gusto de la música balada. “Vivía pidiendo los temas que me gustaban y como lo hacía constantemente, allá me reconocían cuando llamaba”.

Esa relación sumada a la suscripción que su familia tenía con el Diario El Liberal, generó los primeros ‘pinitos’ del veterano reportero con la información noticiosa radial. “Ya cuando era bien conocido, llamaba no solo para pedir música sino para leer los encabezados y las noticias que publicaba el periódico”.


Montilla recuerda su primer trabajo de reportería directa con Radio Uno. La muerte trágica de un reconocido abogado de la ciudad que fue arrollado por un vehículo en la calle 4 con carrera 2. Él, tras presenciar el doloroso hecho, corrió al teléfono de su casa para reportar la noticia. “Desde ese día, el director de noticias me pidió que les siguiera reportando todo cuando pasara en Popayán. Así me convertí en corresponsal de Todelar”.

Esa experiencia que vivió por más de cinco años, sumado a la que le ofreció el trabajo en medio que hizo en el Comité Estudiantil Ulloísta, le marcaron el destino a Montilla.

Llegaron así los cargos en Todelar Cali, ya de manera oficial como corresponsal del Cauca, luego eso sí, de ser invitado por la misma cadena a la ciudad de Cali, donde conoció a las directivas de la misma y la mayoría del equipo de locutores y periodistas, en aquel entonces lo más selecto de la radio en la capital vallecaucana.

En Popayán mientras tanto, Montilla, aún en la flor de la juventud, acumulaba más y más experiencia radial. Fue en la Voz del Cauca donde hizo voz comercial, fue locutor y reportó para los noticieros de la emisora.

Luego de concluir su bachillerato y gracias al trabajo que ya tenía como experiencia, llegó Radio Popayán de la Cadena radial Caracol en la que puso al aire su primer programa magazín, musical y de noticias al que llamó ‘Banana de Queso’.

Por su bagaje radial y periodístico, Montilla fue contratado en la Voz de Belalcázar, una de las emisoras más importantes de mediados y finales del siglo pasado. Esa casa de radio fue sin duda alguna, la escuela para muchos de los periodistas y locutores de la ciudad, muchos de los cuales aún ejercen.

En esta emisora, Montilla trabajó más de 25 años. De a poco se fue convirtiendo en el reporte estrella bajo el servicio de destacados directores radiales y de los que recuerda a Oscar García López, el mismo que a comienzos de la década de los 80 en el siglo pasado lo bautizo con el remoquete de ‘Inspector Todelar’. Fue un remoquete de reconocimiento por la osadía que el periodista ejercía mientras cumplía con su labor de reportería.

De esos momentos, Juan Manuel Montilla recuerda varias anécdotas con personajes de la vida nacional. En la primera de ellas rememora el día en que, al momento en que salía el entonces ministro Juan Manuel Santos, no tuvo reparos en gritar, “Tocayo, tocayo, como va”… “Santos al escuchar me miró y me llamó. Yo por su puesto aproveché el momento y le puse la grabadora y le dirigí la pregunta”.

En otro de aquellos momentos, Montilla recuerda el día en el embajador de los Estados Unidos de la época Myles Frechette durante una recepción realizada en uno delos clubes de la ciudad, lo invitó a que conociera la comitiva. “Yo creo que fue por una corbata americana que me había regalado mi hija y que tenía las estrellas y los colores de la bandera del país del norte”.

Actualmente y luego de medio siglo de experiencia radial, donde ha pasado por gran parte de las emisoras de la ciudad, Montilla sigue ejerciendo la reportería. Eso sí, lo hace desde su programa institucionalizado ‘Tribuna Popular’, el mismo que inició en la voz de Belalcázar hace más de 30 años y que ha pasado por gran parte de las emisoras payanesas.

En este espacio, el reportero busca las notas, las que acondiciona dentro de un guion y que emite de forma amena durante una hora. “Yo me rebusco las noticias, me gusta que tengan la voz de los protagonistas y recorro la ciudad para tener hechos noticiosos de la voz de la gente. Ese ha sido el éxito de mi programa”, recuerda Montilla.

Actualmente, ‘Tribuna Popular’ es emitido de lunes a viernes por la emisora ‘La Voz’, en el dial 90.5 del FM en el horario de las 6:00 de la tarde.

Montilla asegura que seguirá ejerciendo su trabajo hasta que Dios le de fuerzas. Dentro de él, intentará siempre brindarle un espacio a los que considera, que no tienen voz y por eso son su principal fuente, superando siempre todas aquella vicisitudes que se viven a diario en su profesión y que considera como la mejor del mundo.