El Empedrado: sector de comercio y trabajo comunitario

La Junta de acción comunal del reconocido barrio trabaja para disminuir el impacto de la delincuencia y en la integración barrial que se está perdiendo con el paso del tiempo.

El tradicional barrio El Empedrado, incrustado en pleno centro histórico de Popayán, es un sector de contrastes. Por un lado el crecimiento de distintos tipos de negocios comerciales y por otra parte enfrenta problemáticas sociales de vieja data.

En nuestros recorridos por los barrios de Popayán, El Nuevo Liberal llegó hasta el mencionado sector y conoció algunas de sus fortalezas y debilidades. Alfonso Muñoz Flórez,  es el vicepresidente de la Junta de acción comunal pero por ausencia de la presidenta asumió ese cargo, nos habló acerca del trabajo que se adelanta desde esa organización cívica. El barrio cuenta con aproximadamente 10 mil habitantes que en su mayoría son arrendatarios.

Sobre la seguridad del barrio, Muñoz indicó que con apoyo de la comunidad, aunque se esperaba más aportes, lograron comprar e instalar 14 cámaras para registrar la cotidianidad del sector entre las calles 8 hasta la 12. Con actividades como rifas y sancochos el año pasado alcanzaron a recolectar cinco millones de pesos y adquirieron estos dispositivos que han servido para captar algunos lugares álgidos de delincuencia y expendio de drogas alucinógenas, entre otros.

Actualmente, está en marcha la iniciativa de recorrer casa por casa junto a la Policía Metropolitana y recoger fondos para comprar las alarmas comunitarias que reforzarían el sistema de cámaras. “Ha mejorado la seguridad pero buscamos la forma de obtener más cámaras y que se integren la alcaldía y la gobernación del Cauca en nuestros proyectos”, aseguró el vicepresidente.

Otro de los problemas que aqueja a los habitantes del barrio es el consumo y expendio de drogas psicoactivas y la prostitución, situaciones que se presentan desde hace muchos año pese a los controles que hacen las autoridades. Se solicita también que se inspeccionen bares y cantinas del sector para constatar si cumplen con los requisitos de ley.

Una situación que también ocurre en este barrio es el tráfico pesado de vehículos que surten los negocios de granos y abarrotes. De acuerdo con Muñoz, el máximo tonelaje permitido es de 3.5 pero aún circulan automotores superiores a este peso lo que genera daño en la malla vial, andenes y techos.

Obras de infraestructura, salud y acciones sociales

En cuanto a infraestructura, el vocero de la JAC manifestó que en la calle 10 entre carreras 4 y 5 ya se instalaron redes de acueducto y alcantarillado y esperan que a comienzos de 2018 con dineros de valorización se pavimente esta vía. Entre tanto, en la calle 12 entre las mismas carreras, se adelantan obras de construcción en la malla vial.

Sin embargo, Muñoz hizo un especial llamado de atención porque la calle 11, desde hace 22 años no se recupera, el pavimento ya está demasiado deteriorado, prácticamente no existe.  “Las casas están agrietadas por la filtración de aguas lluvias”.

De igual manera, el vicepresidente mencionó que Planeación Municipal debe intervenir porque existen algunas casas abandonadas que se convierten en expendio de drogas y escondite de delincuentes lo cual genera focos de inseguridad. También, comentó que la maraña de redes de diferentes operadores de servicios públicos provoca un efecto de poca estética en los postes del sector.

Respecto a la salud pública, el integrante de la JAC solicita que realicen campañas de vacunación para perros y gatos y que se recojan de las calles, apoyados en el Código de Policía.

Desde el aspecto social, Alfonso Muñoz indicó que el salón comunal se alquila para algunos eventos sociales debido a que la junta necesita pagar los servicios públicos del lugar o también se logran acuerdos donde los usuarios donan elementos que se utilizan para el salón.

Quienes hacen uso del espacio son un grupo que baila salsa, también se dan desayunos para niños por parte de Comfacauca y el Icbf, un colectivo de la tercera edad que recibe capacitaciones en fabricación de zapatos, bolsos y ejecución de instrumentos musicales.

Desde la JAC se seguirá trabajando para mejorar la seguridad del sector, la iluminación del salón comunal y su techo, comprar más instrumentos musicales y forros para la silletería.

De igual manera, hay expectativa por la aplicación del Plan Especial de Manejo y Protección del Sector Histórico (Pemp) en este barrio, ya que existen varias viviendas antiguas que presentan evidente deterioro en su infraestructura, especialmente los techos que amenazan caerse.

Junta de acción comunal

Presidenta: Esperanza Loaiza.

Vicepresidente: Alfonso Muñoz.

Fiscal: Socorro Torres.

Tesorero: Carlos Herrera.

Vendiendo hace más de tres décadas

Doña Gloria Calvache, es desplazada del departamento de Putumayo desde la década de los 80. Hace 37 años trabaja como vendedora de periódicos, en ese entonces ejercía su oficio en la esquina de la carrera 5 con calle 8, cuando existía el antiguo Idema, hoy Centro comercial El Empedrado.






Con el pasar del tiempo, adquirió un cajón de madera con llantas para vender dulces, y finalmente un carro de metal para exhibir y comercializar varios productos. Doña Gloria como otros comerciantes de la calle logró que se le asignara un local en el centro comercial, precisamente en la esquina donde comenzó su negocio. En el presente, conserva su expendio de periódicos, dulces y clasificados donde se anuncia la venta de casas y apartamentos, con este negocio deriva su sustento.