Editorial: Bicicletas, ‘ruedas’ para todo momento

Este miércoles 19 de abril se celebra el Día Mundial de la Bicicleta. Dependencias oficiales al igual que colectivos ciudadanos celebrarán esta fecha con diversos actos culturales, artísticos y sociales, donde, por su puesto, predominará el uso de la ‘bici’ con recorridos por toda la ciudad.

Ya en nuestro país la promoción del uso de la bicicleta como un medio alternativo de transporte para mejorar la movilidad en las calles y mitigar el impacto ambiental es una ley, la 1811 de 2016, donde, entre otros puntos, los funcionarios podrán pedir medio día de descanso si certifican que durante un mes se han transportado diariamente en bicicleta. Así mismo, la norma prevé la construcción de biciparqueaderos, la integración de este vehículo a los sistemas de transporte masivo y estímulos para que se adquieran más bicicletas.

Acorde a esa normatividad, en Popayán, la administración municipal emprendió procesos que buscan ubicar a la bicicleta como un medio alternativo, ecológico y sobre todo, que aporte en la movilidad de la ciudad. Además, paralelamente, los colectivos ciudadanos que propenden por el uso de este medio de transporte, se han ideado todo tipo de actividades para darle la relevancia que merece, en especial para mejorar la movilidad y ayudar al medio ambiente de nuestra capital.

Esta realidad es de aplaudir, por los infinitos beneficios que trae para la sostenibilidad ambiental el cambiar los vehículos contaminantes por la bicicleta.

Sin embargo, nada de esto tendrá sentido si de la mano de las iniciativas no se construyen también ciclorrutas o espacios viales destinados a la movilidad en bicicleta, si no existe por parte de los usuarios de este medio de transporte y de los conductores de otros vehículos el compromiso de respetar las señales de tránsito y si no se obliga a los ciclistas a utilizar las medidas de protección.

Infortunadamente, la inexistencia de estas vías y la imprudencia de algunos ciclistas han hecho que corredores viales como la autopista, por ejemplo, sean utilizadas por las bicicletas con un altísimo riesgo de accidente y generando caos en la movilidad. Igual pasa con las hoy maltrechas calle 4 y 5, que van hacia el occidente de Popayán.

Precisamente hace ya casi un año, se puso en funcionamiento la ciclobanda, un pequeño carril para las bicicletas en un trayecto significativo que comunica el centro y el norte de la ciudad. De esta aplicación aún se sigue aprendiendo en tendencia hacia la seguridad de quien usa la bicicleta para moverse por nuestra capital.

El llamado es a que de la mano de estas iniciativas en favor de la bicicleta se promueva el desarrollo de una ciudad apta para ejecutarlas, lo cual implica la vinculación desde la administración municipal, pero también el actuar de las autoridades de tránsito en hacer cumplir tanto las normas para los ciclistas como para quienes van al volante de otros vehículos a motor.