Diego El Cigala, poder misterioso e inefable del Flamenco

“El mundo lo que debe es sentir; y para que sienta yo tengo las canciones”.

Diego El Cigala, poder misterioso e inefable del Flamenco.

En Andalucía, España “Duende”, es un “Encanto Misterioso e Inefable”, pero también​ es un don, es personalidad, atractivo y carisma que los gitanos denominan “Duende”; y que el ​poeta, novelista y dramaturgo  Alemán Johann Wolfgang von Goethe definió: “Poder misterioso que todos sienten y que ningún filósofo explica”. En el imaginario Flamenco, el Duende” va más allá de la técnica y de la inspiración, en palabras del poeta y dramaturgo español Federico García Lorca: “Para buscar al duende no hay mapa ni ejercicio”, cuando un artista flamenco experimenta la llegada de este misterioso encanto, se emplea las expresión cantar “con Duende”. Y el Cantaor Diego El Cigala, tiene ese poder misterioso e inefable del “Duende”, que se apodera de él en cada uno de sus conciertos esplendorosos.

“Cantante es el que puede, Cantor el que debe”

La cantautora argentina Mercedes Sosa, quien fue descrita como un “Patrimonio de la canción”, además de su compromiso con la difusión del folclor latinoamericano, afirmaba esta bella frase, que sería difundida por el compositor y cantante argentino Facundo Cabral:   “Cantante es el que puede, Cantor el que debe”. ¡Sí! Porque Diego El Cigala además de ser  “Cantaor”, es también un “Cantor”; cantor, ya que siempre ha poseído el compromiso llevar el mensaje inagotable del Flamenco al mundo; también porque su voz Iberoamericana habla tanto de esperanzas, como también también del desamor; de nostalgias, pero también de romances; al igual que canta los sueños y desengaños de nuestra gente suramericana.

El Cigala en su “Concierto Intimo” en el Teatro Municipal Guillermo Valencia de Popayán, hará transitar a su audiencia de los sentimientos más alegres, a los tristes y melancólicos con su espectacular voz flamenca; porque como afirmaría otra de las principales figuras del Flamenco Camarón de la Isla: “La pureza no se puede perder nunca, cuando uno la lleva dentro de verdad”, y Diego El Cigala lleva la pureza y la verdad del Flamenco tatuada en su corazón.

Historia de Diego El Cigala

Es que Diego El Cigala es hoy en día en el mundo, el mejor “Cantaor”, de Flamenco;  ése bello y exótico estilo que data del siglo XVIII, muy propio de Andalucía, España, declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en el año 2010, además de ser Patrimonio Cultural Inmaterial Etnológico Andaluz.  La popularidad del Flamenco en Hispanoamérica ha sido de gran difusión y estudio, de tal  forma que en Chile, Panamá, Puerto Rico, Costa Rica, El Salvador, Guatemala y México han surgido diversas agrupaciones y academias;  y el día 14 de Septiembre del presente año, éste bello género artístico del Flamenco llegará buscando ésa herencia Andaluz de los payaneses, en el fastuoso Teatro Municipal Guillermo Valencia de la hidalga ciudad de Popayán.

Hace 49 años, en el barrio popular del Rastro, de Madrid, España nace Diego Ramón Jiménez Salazar,  mejor conocido como Diego El Cigala, es un cantaor de flamenco español de etnia gitana y nacionalidad dominicana desde hace 3 años. Su nombre artístico como  el propio Ramón Jiménez Salazar narra, proviene del resultado de una disputa familiar producida en la pila bautismal por su padre y su tío Ramón, en donde desde luego triunfó la de su padre con el nombre “Diego”; y “El Cigala” es el apodo que recibió de los sus guitarristas los hermanos Losadas, porque se movía más que los precios.

Diego El Cigala, es sobrino del cantante flamenco Rafael Farina; a sus doce años ganó un concurso de Flamenco y el primer premio del certamen al mejor “Cantaor de Getafe. A los veintinueve años, en 1997, publica “Undebel”, su primer disco en solitario acompañado de guitarrista flamenco Tomatito Paquete y con la colaboración del heredero de la música y la tradición flamenca Enrique Heredia Negri.

Al os treinta y dos años, en el año 2000, el músico y productor Javier Limón, origina el álbum “Entre vareta y canasta”. En el año 2001, a sus 33 años, produce “Corren tiempos de alegría”, con invitados excepcionales como Bebo Valdés; el disco fue nominado como Mejor Disco de Flamenco en los Premios Grammy Latinos.

Su cuarto Álbum, se graba durante un concierto en directo en el Teatro Real de Madrid, con el acompañamiento de la guitarra de Niño Josele. A los treinta y cuatro  años, 2002, el director de cine, guionista y productor español Fernando Trueba produce “Lágrimas negras, trabajo musical que une a Diego El Cigala con el gran Pianista Cubano  Bebo Valdés, sería un éxito internacional inmediato por la virtuosidad de sus artistas. En el año 2004, ya con 36 años, El Cigala gana un Premio Grammy, tres Premios de la Música, un Premio Ondas, cinco Premios Amigo, tres Discos de Platino en España y uno Disco de Platino en Argentina, México y Venezuela.

The New York Times, publica: “Mejor disco del año” en el apartado de Música Latina y Bebo Valdés y Diego El Cigala llenan los mejores teatros del mundo: París, Nueva York, Londres, La Habana, Buenos Aires, Tokio, México D. F., Madrid, Barcelona, entre otros. Tras este Álbum, vino “Picasso en mis ojos”, disco homenaje al artista malagueño Pablo Picasso y De Cigala se afianza en los mercados iberoamericanos.

A sus 40 años, en el 2008, salió su álbum “Dos lágrimas”;  una nueva incursión en las músicas del Caribe acompañado de artistas como los músicos Cubanos, el contrabajista Yelsi Heredia, Rubalcaba y el percusionista Tata Güines. Y en el año 2012, con 44 años, colaboró con María Dolores Pradera interpretando a dúo el tema “Lágrimas Negras”, en su álbum de duetos ” Gracias a vosotros. Con 45 años, en el 2013, salió a la venta el álbum “Romance de la Luna Tucumana”, nuevo trabajo discográfico sobre el Tango Argentino, acompañado del guitarrista Diego García- “El Twanguero”.



“El mejor recital de su historia artística y la peor tarde de su vida”

A sus cuarenta y seis años, en el 2014, Diego El Cigala, su esposa Amparo Fernández y sus dos hijos, se instalan en República Dominicana y adquieren esta nueva nacionalidad. Un año después, en el verano del año 2015, a sus 47 años, Diego El Cigala se encontraba en Los Ángeles, California, los carteles anunciaban su recital  en el mítico Hollywood Bowl de los Ángeles, escenario donde actuaron los más grandes artistas, desde The Beatles a Frank Sinatra;  Diego El Cigala decidió no cancelar su recital y decide subirse al escenario en homenaje a Amparo Fernández, quien fue su esposa por más de veinticinco años; fallecida hacia pocas horas en Punta Cana, República Dominicana, tras luchar contra un cáncer, que había ocultado por unos meses a esposo Diego El Cigala.

“Buenas noches, Los Ángeles, feliz de poder compartir con tanta gente buena y afición a la buena música”, dijo Diego El Cigala al iniciar su actuación en el legendario Hollywood Bowl; pero su estado de ánimo estaba muy alejado de ésa alegría que manifestaba, el Cantaor se encontraba allanado y lastimado por el fallecimiento de su esposa, El Cigala sentía por dentro una inmensa pena por el fallecimiento de su esposa Amparo y pese a ello ofreció uno de los recitales más bellos y conmovedores de su historia artística, en el que temas comoLágrimas negras”, “En esta tarde gris”, “Te extraño” e “Inolvidable”,  adquirieron un significado y una connotación inmensa. Mientras los espectadores en ningún momento fueron conscientes de la inmensa pena y duelo en que estaba inmerso Diego El Cigala, pues él, estaba poseído por el encanto misterioso e inefable del ” Duende”.