Del alumbrado público al populismo (Con audio)

ZAMBRANOSANTIAGO ZAMBRANO SIMMONDS

zambrano_santiago@hotmail.com

Con perplejidad hemos visto como algunas personas de opinión junto con algunos concejales cercanos a la administración municipal, han acusado de populistas a los cabildantes María Cecilia Baldrich, Carolina Cedeño, Olmedo Paz, Miliciades Hernández y Pablo Parra quienes en su derecho, han manifestado su oposición al Proyecto de Acuerdo que tiene por objeto aprobarle facultades al Señor Alcalde para que prorrogue la actual Concesión del Alumbrado Público.

Perplejidad, pues se entiende por populista aquel dirigente que estratégicamente y con el objeto de ganar rédito político, induce al error estableciendo por ejemplo subsidios insostenibles o haciendo tomar decisiones erradas a los electores apoyándose en argumentos falaces o en las emociones y temores de sus electores.

Pero entonces, ¿quiénes son los populistas? ¿Quiénes exacerbando los miedos de la gente han dicho que el municipio no es capaz de prestar el servicio de alumbrado público?, es como si les diera pereza de asumir una nueva responsabilidad y prefirieran continuar dejando ese contrato al garete como se infiere del informe de la Contraloria. ¿Quién le genera temor a la ciudadanía diciendo que de acuerdo al Retielap 123 el valor de la bombilla sube de $4.359 a $13.000? Pero eso si, se olvidan de mencionar que la resolución 123 rige para cualquier prestador de servicio, incluso para los actuales concesionarios o es que ¿piensan pasársela por la faja? ¿Quién dice en la exposición de motivos que el sistema “está produciendo básicamente el dinero que demanda su propio mantenimiento” pero como por arte de magia si se firma la prorroga aparecen los 16.000 millones que se necesitan en inversiones? Recordemos que en los 15 años anteriores se instalaron solamente 9.397 bombillas y una inversión de 8.693 millones ¿Qué entiende la administración por socialización? ¿Será que ellos y sus amigos concejales desprecian tanto el conocimiento técnico de la comunidad que en el primer debate otorgaron tres minutos a cada expositor? ¿Será que les parece eso serio y suficiente para tomar una decisión? ¿Por qué no se hizo una socialización amplia y suficiente con la comunidad?, entonces…¿quién es el populista?

Así las cosas y mientras que el Alcalde y Gobernador son felices en cocteles donde son elogiados por sus contratistas, Popayán y el Cauca se les desbaratan a pedazos. No se han percatado que su población clama que asuman posiciones en pro de la gente, que les den señales de optimismo, que muestren sinceramente su confianza en toda la comunidad y no solo en su camarilla de aportantes. Hoy mucha gente está cansada de la orfandad en lo que respecta a los servicios públicos durante estos tres años de gobierno y es por eso que Serviaseo, la Compañía Energética de Occidente y Cedelca han hecho lo que les da la gana.

Señores dirigentes: Tristemente se debe decir que no en vano están sucediendo casos absurdos, intolerantes, estúpidos e totalmente reprochables pero que reflejan un gran descontento como lo sucedido ésta semana: La quema de un carro de aseo, el robo de una camioneta de la Compañía Energética, la voladura de un canal en la micro central de Inzá y por qué no, el ataque con frutas maduras del que fueron objeto los tres concejales, que en el primer debate defendieron la posición del Alcalde.

Por otro lado, vale la pena mencionar la actitud de respaldo a la ciudadanía de los recién electos: Luis Fernando Velasco, Oscar Ospina, Carlos Julio Bonilla, John Jairo Cárdenas y Crisanto Piso, pues pasadas las elecciones hubieran podido tener una actitud más cómoda y no opinar, pero en cambio han puesto por encima los intereses de los payaneses. Pareciese que por ese lado, se avecinan mejores vientos de esperanza para el Cauca, pues muchos reconocemos que nuestra única opción es estar juntos en los temas de región.

Finalmente y como del actual Concejo infortunadamente no hay mucho que esperar, solo resta rezar para que el Alcalde retire tan espantoso proyecto y se despoje de ese pensamiento “poquito” y de pueblo de mala muerte. Doctor Fuentes, esta es la capital del Cauca y si ese es el ejemplo reiterado que le damos a los otros municipios ¿dónde irá a parar el Cauca, si ni siquiera somos capaces de prestar el servicio de alumbrado?

Escuche a continuación la nota completa en la voz de su autor…