Crecieron las emergencias por el incremento de los incendios en el departamento

 La ola de calor que padece el país genera incendios forestales con mayor facilidad, así como también sequía. El Cauca y Popayán no escapan a eso. A lo largo de este segundo semestre del 2015, en la capital del departamento, se han registrado más de 350 emergencias de esta naturaleza en diferentes puntos de su zona rural, e incluso, en áreas cercanas al casco urbano.

“Esta temporada ya es considerada como la segunda de mayor número de emergencias de esta naturaleza en un periodo 20 años. La primera se registró en 1997, también por la dureza del fenómeno del niño. En el año 1998 se registró una situación similar. Hasta el momento, en lo que va corrido del año, son un promedio 700 incendios forestales”: capitán Juan Carlos Gañan.

“Esta temporada ya es considerada como la segunda de mayor número de emergencias de esta naturaleza en un periodo 20 años. La primera se registró en 1997, también por la dureza del fenómeno del niño. En el año 1998 se registró una situación similar. Hasta el momento, en lo que va corrido del año, son un promedio 700 incendios forestales”: capitán Juan Carlos Gañan.

Como nunca antes visto, cada hombre y mujer que integra el Cuerpo de Bomberos trabaja en turnos de más de ochos horas para contrarrestar hasta seis situaciones de este tipo por turno, estos últimos se redoblan  horas, muchas horas, apagando las llamas con ‘batefuegos’, y verdaderos combates entre el socorrista  y las llamas en terrenos agrestes.

En un día se registran hasta 12 de estas emergencias en diferentes puntos: en la vereda El hogar, a los costados de la vía a Huila, el cerro de Las Tres Cruces. Todas se atienden. La comunidad ayuda con baldes, palas y machetes. Se suman soldados de la Brigada 29 y efectivos de la Policía.  El calor continúa y la amenaza de nuevos incendios está latente. Popayán arde.

En el departamento, la situación no es diferente, de hecho, son más complicadas. En Argelia, por ejemplo, un incendio duró siete días antes que la comunidad con diferentes artículos lograra sofocarlo. Casi consume una zona de protección ambiental. En Bolívar y Mercaderes, la sequía se ha sentido con fuerza y se avanza en la creación de pozos profundos.

Por este motivo, el Ministro de Ambiente Gabriel Vallejo López, estuvo en la ciudad en un Consejo Departamental del Riesgo donde hizo un llamado al trabajo en conjunto de las instituciones “para enfrentar la difícil situación que se tiene por causa del Fenómeno del Niño”.

Después de ser declarada la alerta roja en todo el departamento en ese periodo del año por los problemas de incendios y sequías, 26 municipios se declararon en calamidad pública: Argelia, El Tambo, La Sierra, Mercaderes, Rosas, Totoró, Sotará, Santander de Quilichao, Balboa, La Vega, Patía, Caldono, Almaguer, Jambaló, Silvia, Timbío, Piendamó, Bolívar, Sucre, Florencia, Puerto Tejada, Popayán, Morales, Cajibío, Corinto y Suarez.

Ante este panorama, El Nuevo Liberal dialogó con el comandante de Bomberos de la ciudad de Popayán, Juan Carlos Gañan, y uno de los más atentos a los problemas que se han presentado, quien comentó que es necesario planear mejor la atención en algunos municipios del Cauca para estas emergencias.

¿Hay una explicación para el alto número de incendios forestales?

La flora de esta zona se caracteriza por la alta presencia de pastos, maleza, rastrojos. Solo hay bosques de las empresas, que son pinos sembrados por ellas. Entonces esos chamizos, esa maleza son el combustible perfecto para generar incendios forestales de alta proporciones, los cuales se extienden más rápido por los fuertes vientos. Las cuales van desde quemas no controladas, pasando a veces por manos destructivas y claro está, la intensa ola de calor que se registra en estos meses.

De estas numerosas emergencias, ¿cuál fue la que más exigió a su institución?

El incendio forestal registrado en el sector de Camino Viejo porque afectó seis viviendas. Para esa ocasión se contó con el trabajo de 36 bomberos propios, 14 soldados, tres socorristas del municipio de Timbío y dos de Piendamó. Fueron más de cuatro horas labores y nos quedamos hasta verificar que ya no registraba peligro alguno.