Caucanos lideran empresa con conciencia ambiental

El equipo de emprendedores. /Suministrada.

El equipo de emprendedores. /Suministrada.

BIOSECOL es un emprendimiento que busca darle un manejo diferente a los residuos como el aceite de cocina, con un proceso de transformación amigable con la naturaleza.

Con una iniciativa innovadora que transforma el aceite vegetal de cocina usado en detergente industrial y abonos, BIOSECOL es una empresa conformada por egresados de la Universidad del Cauca que concientiza sobre la descontaminación del medio ambiente.

El Ingeniero Ambiental Andrés Felipe Otero, quien conforma el equipo de trabajo junto a Jair Muñoz, (Diseñador Gráfico), Leonardo Álvarez (Químico) y Nathalie Meza (Terapeuta Respiratoria), explicó el proceso y sus implicaciones.

“Recolectamos el aceite residual en los restaurantes para evitar que contamine los ríos o su reutilización de forma inadecuada, luego a través de un proceso de descontaminación, lo convertimos en detergentes sanitarios industriales y los residuos del proceso se transforman en abonos”, indicó Otero.

El ingeniero añadió, que Ingeniería HSEQ Bioseguridad Colombia BIOSECOL se enorgullece de ser pionero en Colombia y Latinoamérica en el liderazgo con el área de mantenimiento y cuidado al planeta a través del cierre del ciclo de los aceites de tipo vegetal para labores de aseo y limpieza sanitario, brindando formulación de productos desengrasantes para trabajos pesados a un precio mínimo de mercado.

La empresa participó junto a otras 500 en un concurso de la Cámara de Comercio del Cauca, en el cual obtuvo el reconocimiento por la innovación en el producto lo que les significó ser convocados a nivel nacional.

“Estamos trabajando con la Corporación Autónoma Regional del Cauca CRC para desarrollar un programa de recolección de este tipo de residuos, también presentamos los documentos al Fondo Emprender en innovación y tecnología con el fin de conseguir recursos para maquinaria, adecuación del lugar y posicionamiento a nivel nacional”, agregó el Ingeniero Ambiental.

De igual forma, Otero hizo énfasis en la disminución de contaminantes y el aprovechamiento real de productos cotidianos para generar tanto en las fórmulas de los productos como en los sistemas de prestación de servicios, una excelente opción, en busca de aminoración de riesgos a la salud humana y al ambiente generando responsabilidad social y con el planeta.

“Garantizamos que el aceite no llegue a los ríos, un litro de aceite contamina 5.000 litros de agua y reutilizado de forma inescrupulosa puede generar graves enfermedades, nuestra invitación es a la conciencia que posibilite el cierre del ciclo de una forma segura y amigable con la naturaleza”, concluyó el egresado de la Universidad del Cauca.