La Popayán de mis sueños

alvaro urbano.jpg web ÁLVARO JESÚS URBANO ROJAS

judar59@hotmail.com

Fin de año, época ideal para establecer los propósitos de año nuevo, donde afloran ilusiones y sueños. Como Payanés sueño con una ciudad de gente laboriosa, buena, abierta al dialogo, cívica, participativa, con sentido de pertenencia y amor por lo nuestro; con la suficiente entereza e inteligencia colectiva, para identificar y proponer soluciones frente a las problemáticas urbanas de desempleo, desplazamiento, discriminación, contaminación, congestión vial, inseguridad, espacio público y accidentabilidad.

Sueño con una Popayán con altos niveles de desarrollo económico y social, dotada de viaductos para autos, peatones, motos y bicicletas, con un sistema de transporte masivo eficiente y parques lineales de muchos kilómetros que atraviesen la ciudad y salgan a las zonas rurales aledañas, con arborización, senderos peatonales para caminantes y ciclovías. Con un alcalde dotado de voluntad política para convertir los terrenos de la plaza de mercado del barrio Bolívar en un bulevar alargado, sitio de encuentro con cafés galerías, salas de cine, teatro y bibliotecas virtuales, sin invasiones al espacio público, ni barreras arquitectónicas; una ciudad amable para vivir y hermosa para mostrar, con profundo respeto por la dignidad humana de sus ciudadanos.

Sueño con una ciudad que construya una central de abastos higiénica y modernos módulos de distribución del mercado mayorista y minorista; instrumento para la defensa de los mercados internos y la seguridad alimentaria, dotada de suficiente zona de parqueo, seguridad para usuarios y comerciantes, con servicios complementarios tales como: baterías sanitarias, cajeros automáticos, restaurantes, bodegas, internet, servicio de trasporte público y de carga pesada, entre otros.

Sueño con una capital de departamento que desde la diversidad étnica y cultural, empodere su gobernanza, con una red de organizaciones comunitarias y empresariales, para potencializar su vocación productiva como área metropolitana a partir de cuatro ejes: despensa agropecuaria, distrito turístico, ciudad histórica y universitaria, ciudad del conocimiento la tecnología y el emprendimiento. En alianza estratégica con los municipios de El Tambo, Timbío, Cajibío, Piendamó y Morales en materia agropecuaria; Puracé, Silvia, Sotará e Inzá en materia Turística y gastronómica; en materia cultural, deportiva y ciudad del conocimiento y la tecnología, integrando a todos los municipios del Cauca en especial los más pobres y atrasados. Ante todo con una alianza económica con los departamentos de Valle del Cauca, Huila, Nariño, Caquetá y Putumayo, para dinamizar los mercados de la cuenca del pacifico en especial con la China y Japón.

Sueño con una Popayán moderna con vocación de emprendimiento, sustentada en un Macro Proyecto a largo plazo, (50 años), como motor dinamizador de desarrollo social para definir una visión de futuro concertada con los diferentes sectores de opinión: gremios, campesinos, obreros, academia, población vulnerable, discapacitados, ambientalistas, comerciantes, industriales, asesores expertos en desarrollo urbano, clase política y líderes sociales que definan los planes estratégicos.

Sueño con una Popayán, que supere sus niveles de extrema pobreza, con sinergias modernas de competitividad, consumo y producción de bienes y servicios, que impacte favorablemente la calidad de vida de la población, redistribuyendo la riqueza, con justicia y equidad, asegurando que todos los ciudadanos se beneficien con los frutos del progreso.

Sueño con una Popayán dinámica en la historia, con ejecutivos jóvenes, expertos en gerencia social, con responsabilidad y capacidad para anticipar y prevenir los riesgos que impactan a la ciudad y a sus habitantes. Una nueva dirigencia dotada de imperativos éticos para hacer prevalecer el interés colectivo sobre interés particular, para vencer la tiranía de lo inmediato, de lo urgente, de los periodos cortos de gobierno y de los desastres, producto de la improvisación, la corrupción, el desorden urbano y el desgreño administrativo.

Mis votos son por su felicidad. Que Dios los colme de bendiciones y ánimo en el próximo año, para cambiar, renovar y modificar actitudes y problemas que perturben sus vidas. Que encuentre en sus virtudes las mejores aliadas para alcanzar los objetivos propuestos, que la suerte los acompañe y la cosecha sea abundante en éxito, felicidad y realizaciones personales. Que el mal y la muerte se ahuyenten y la felicidad ocupe todos los espacios de su fructífera existencia. Gracias por leer mis publicaciones. Feliz año.